40 años de ‘Heroes’ de David Bowie

Hubo un día en la historia que amaneció con un hombre que cayó a la Tierra. No era un hombre del todo, más bien un camaleón que engañaba con su camuflaje de hombre. David Robert Jones fue su primer nombre; David Bowie, el más conocido. Bowie pasó 69 años en este planeta y, tras el 10 de enero del año pasado, las estrellas se ven diferentes.

El pasado 14 de octubre, “Heroes” cumplió 40 años de haber sido estrenado. El disco de un camaleón que surgió durante el año de la serpiente, según el horóscopo chino. Un material discográfico reptílico, de sangre fría y una dosis de veneno.

Se trata de un álbum ahora icónico y cuya portada se ha grabado en muchos de nosotros en los confines del inconsciente. La imagen de Bowie con la mirada dirigida al infinito era casi una metáfora del futuro: incierto, preocupante e inminente. “Heroes” es el segundo álbum de la serie denominada “Trilogía de Berlín”, en la cual trabajó junto a su compatriota Brian Eno. El primer álbum de esta serie es Low y el último Lodger.

Evidentemente, el nacimiento de esta trilogía se dio en la ciudad entonces bifurcada de Berlín, a pesar de que sólo la totalidad de uno de estos discos, precisamente el que nos concierne aquí, fue grabado ahí. “Heroes” es un material que mira a los ojos a Kraftwerk como quien mira a un amigo que ha tenido éxito en busca de inspiración.

David Bowie nos habla desde la marginalidad bipolar que representa el glam rock, pero no se limita a este género. Entre los laberintos sonoros de este álbum se hallan influencias del soul, funk y hasta música electrónica en su etapa de lactancia. Este disco combina canciones en las que destaca la profunda voz del camaleón así como tracks instrumentales que le otorgan misticismo a la obra final. Estas son “V-2 Schneider”, “Sense Of Doubt”, “Moss Garden” y “Neukoln”. La producción es compartida por Bowie y Tony Visconti y la guitarra corrió a cargo de Robert Fripp de King Crimson.

Es la tercera canción de este disco la que en verdad puso una marca en la carrera de David Bowie. La canción que comparte nombre con el álbum se ha convertido en una de las más populares en el repertorio del alter ego de Ziggy Stardust. Tal vez sea el hecho de que nos encanta saber que, a pesar de todo, podemos ser héroes por tan sólo un día. Héroes como lo fuimos como mexicanos el pasado 19 de septiembre en el que “we can be heroes just for one day” se convirtió en un slogan de la valentía y la solidaridad. Héroes como un omnipotente camaleón cantante con un traje exótico y mucho maquillaje.

Son cuarenta años los que ahora nos separan de “Heroes” y a la vez unos escasos segundos. Bowie creó, como en varias ocasiones, una atmósfera galáctica por medio de algunas canciones imperecederas y algunas otras que han pasado desapercibidas entre la extensa obra de este héroe.