Axel Catalán: El cinismo de un Perro Viejo

El frenesí es consecuencia de los vidrios rotos que hay en el alma. Entra y sale. Entra y sale. Las paredes están manchadas de amarillo, el piso está polvoso, y el colchón está rechinando. Se acaba, y prenden un cigarro. El cuarto apesta a tabaco, pero a ninguno le importa. Te vistes y le dices: “Cámara, ya me voy”. Sólo te hace un gesto vulgar con la mano, y en tu rostro se dibuja una sonrisa socarrona para acompañarte en tu soledad.

La imagen de este cuarto sucio, desarreglado y con condones usados en el piso, es la representación más fiel de lo que la música y letras de Axel Catalán quieren transmitir: Una decadencia personal que no deriva en la pura lástima por uno mismo, si no en un cinismo desmesurado que convierte todos los malos sentimientos en la búsqueda de placer y excesos.

Nacido en 1988, oriundo de Michoacán, Catalán empezó su carrera de forma muy austera, grabándose con su celular mientras interpretaba canciones que él había escrito, acompañado sólo de su guitarra eléctrica. La constante en sus creaciones era la transmisión de sus ideas sin más filtro que el lenguaje hablado y el musical. Un completo sinvergüenza.

Con respecto a la creación de su proyecto, Catalán declaró al portal Waves:

[…] todo el mundo tiene un chingo de pretensiones, la neta güey sabes, pero cuando puedes concretar algo y lo agarras y lo envuelves y tienes un contenido creo que es cuando tienes el resultado de algo y creo que así empezó como mi proyecto de agarrar un montón de cosas y saber que eres bueno haciéndolo y decir… esto es lo que quiero y lo tengo y lo puedo hacer y a la verga y lo hago… (Sic.)

La etapa más primitiva del sonido de Axel Catalán consistía solamente en su voz cantando con un tono de hastío bien sentido, y riffs de guitarra trabajados con un estilo blues/rock. Incluso dentro de la calidad lo-fi con la que nacieron sus primeras grabaciones, la guitarra suena con una intención clara, siendo parte del mensaje principal de la canción y no un simple acompañamiento.

Siguiendo con algunas de las características del llamado neofolk, Catalán juega divertido con los sonidos de su guitarra, y el escucha se lo puede imaginar tocando durante un día lluvioso, con una alta concentración de alcohol en las venas, un cigarro en la boca, en una posición desfachatada y completamente informal, solamente importándole que el conjunto de notas suene como él quiere en conexión con su voz.

Catalán define sus influencias musicales para el portal Letras Explícitas:

Mi mamá bailaba en un ballet folclórico y mi padre tenía buen gusto musical. Paradójicamente no eran muy apasionados a la música. Mi jefe nunca me apoyó en este sentido y le cagó la idea que fuera músico. Escuchaba en casa música folclórica, jazz, música cubana, leve de rock como los Stones, los Beatles y onda del rock en español de los 90. Dicen que el jefe de mi abuela era un chingón tocando el violín.

Este trabajo lo llevó a grabar su primer EP en 2016, titulado Perro Viejo. Como el título lo canta, la temática de las canciones que aquí se conjuntaron estuvo regido bajo el viejo dicho que reza: “Perro viejo no aprende trucos nuevos”. Aunque la vida lo dote de nuevas experiencias, el hombre detrás de la guitarra nunca va a cambiar, y sólo dejará que la corriente lo lleve a donde su chingada gana quiera.

“Calavera” inicia el disco con una petición a la muerte de no dejarlo morir sin haber amado. “Bonita” le entrega al narrador la chica de sus sueños, quién se la pasa en la cama con ganas de coger. “Perro viejo” cuenta las andadas de un bato sin oficio ni beneficio. En “Maldito”, el narrador acepta que siempre le hizo chingaderas a su morra, pero le vale. Por último, “Los Amantes” describe el nomás no poder creer en el pinche amor.

Aunque el EP ya logró una considerable difusión,  no tomó en cuenta mucho del trabajo de Catalán que aún se pueden encontrar en Youtube y SoundCloud. Se espera que algún estudio albergue los mensajes restantes de Axel Catalán, el emergente profeta de divertirse con el dolor emocional propio y ajeno: “Ser un perro viejo tal vez tendrá ventajas”.

Ciencias de la Comunicación. FCPyS, UNAM. Viviendo desde el 96.