The National y su conquista de la escena independiente norteamericana

Unos melodiosos acordes y una voz grave que hipnotiza tuvieron su origen en Cincinnati, Ohio. Matt Berninger es el comandante de estos músicos que en conjunto se hacen llamar The National. Esta banda norteamericana ha estado presente en la escena desde 1999 y parece que su carrera está alcanzado su mejor momento.

Sin embargo, el verdadero comienzo de la historia nos lleva hasta el año 1991, en el cual Matt Berninger conoció al actual bajista del grupo, Scott Devendorf y formó una banda llamada Nancy, en honor a su madre, junto con otros compañeros de la Universidad de Cincinnati. Nancy grabó un solo álbum antes de desintegrarse y, posteriormente, estos dos amigos se mudaron a Brooklyn, desde donde su vida como músicos tomó una nueva ruta. Por otro lado, Aaron y Bryce Dressner, ambos guitarristas, eran, desde su infancia, buenos amigos de Bryan Devendorf, un talentoso baterista con quien habían intentado en varias ocasiones conformar una banda exitosa, el último de estos intentos llevó por nombre Project Nim, tras el cual decidieron unirse a Matt y a Scott para finalmente convertirse en The National.

La agrupación irrumpió en el mundo discográfico con un álbum homónimo lanzado a través del sello Brassland Records, fundado por los gemelos Dressner en el 2001. Fue el mismo sello el que dos años después trajo a la luz la segunda producción de la banda, titulada Sad Songs For Dirty Lovers. Beggars Banquet Records se convirtió en la nueva disquera de The National, pues producir sus propios discos comenzaba a ser un trabajo demasiado demandante.

Esta fue, sin lugar a dudas, una de las decisiones más acertadas del grupo, pues su popularidad y apreciación por la crítica aumentó en niveles exponenciales gracias a Alligator (2005) y Boxer (2007). Este gran recibimiento les abrió las puertas a festivales internacionales y sus canciones comenzaron a formar parte de campañas publicitarias y series de televisión.

Durante el 2008, la banda tuvo un acercamiento importante al mundo político norteamericano, pues participaron en la campaña de apoyo al entonces candidato a la presidencia Barack Obama durante el proceso electoral. Este mismo apoyo se dejó notar en el 2012, año en el que Obama ganó la reelección. The National se ha involucrado en numerosos conciertos a beneficio de diversas causas, así como a discos compilatorios y colaboraciones con estos fines.

A Boxer le siguieron High Violet (2010), Trouble Will Find Me (2013) y el nuevo Sleep Well Beast (2017), un material impacientemente esperado y sus adelantos gratamente recibidos por su creciente conjunto de fans. Su estilo melancólico, oscuro y con frecuencia pasional ha llegado a miles de corazones a nivel mundial.

La evolución del grupo ha sido como los buenos vinos, la madurez les sienta bien, la popularidad les permite hacer extensas giras que, finalmente, contemplan a México. El Pepsi Center vivirá este próximo 23 de enero el primer concierto de The National en solitario, después de haber apoyado a los Foo Fighters en su más reciente visita a nuestro país.