La música de Twin Peaks: la banda sonora entre la pesadilla y el ensueño

Corría el año de 1987, tras colaborar en un par de proyectos cinematográficos que no vieron la luz (“Goddess” y “One saliva bubble”), el escritor Mark Frost y el director David Lynch se reunieron para intentar desarrollar una serie de televisión. Desde su concepción el tono de la serie fue macabro, un drama ubicado en una pequeña ciudad de Washington, donde la más popular estudiante de preparatoria ha sido asesinada, un agente del FBI es enviado a resolver el crimen y lo que encuentra es una serie de elementos sobrenaturales alrededor del mismo, en palabras de Lynch: “El proyecto era mezclar una investigación policiaca con las vidas comunes de los personajes”.

Cuando “Twin Peaks” (Picos Gemelos) salió al aire en 1990, el panorama de la televisión estadounidense fue sacudido por una narrativa y una estética tan distintas a lo que el público de EUA estaba acostumbrado, que dicha audiencia quedó cautivada por la extrañeza y belleza de la serie.

Una pieza clave para la estética de esta serie fue sin duda la música que la acompañaba, que fue el resultado de la colaboración entre Lynch y Angelo Badalamenti, quienes ya habían trabajado juntos en la banda sonora de la película “Blue Velvet”. Durante la producción Lynch le describió a Badalamenti las emociones que la música debía de evocar, lo que dio como resultado un contraste entre lo que Badalamenti describe como “Cool Jazz” (piano eléctrico, bajo pulsante y percusión cepillada), con piezas mucho más atmosféricas y ominosas.

Muchos de los componentes de esta banda sonora tienen su orígen en las colaboraciones previas de Lynch y Badalamenti con la cantante Julee Cruise, las que incluyen el álbum “Floating into the Night” y la presentación musical “Industrial Symphony No. 1”. De hecho el tema principal de Twin Peaks había aparecido originalmente en la canción “Falling” de dicha cantante, aunque su voz fue removida para utilizar solamente la instrumentalización.

Este soundtrack provocó que muchos críticos reevaluaran el alcance que las bandas sonoras para la televisión podían tener, pues hasta ese momento la mayoría de los temas musicales memorables en la televisión eran comparados con tonadas para comerciales, sin concederles mayor mérito artístico.

La colaboración entre Lynch y Badalamenti continuó con la banda sonora de la película “Twin Peaks: Fire Walk with Me”, lo que dio origen a una serie de discos, incluyendo: “Soundtrack for Twin Peaks” (1990), “Twin Peaks: Fire Walk with Me” (1992), y “Twin Peaks Music: Season Two Music and More” (2007). Además de esto, entre 2011 y 2012 Lynch compartió material inédito resultado de dicha colaboración a través de la sección “Twin Peaks Archive” de su sitio web.

A pesar de su éxito inicial, que le ganó un Grammy a Badalamenti en 1991, la saga de Twin Peaks ha dado entregas de manera sumamente irregular a través de los años, esto debido a su súbita cancelación tras su segunda temporada. Sin embargo, esto no ha disminuido su influencia en la cultura popular, lo que incluye a la música. Uno de los primeros ejemplos relevantes de esto fue la colaboración de Badalamenti en 1993 con el grupo Anthrax para la composición del tema “Black Lodge” inspirado en la serie, el cual apareció en el álbum “Sound of White Noise”.

Agrupaciones como Bastille, El-P, Sky Ferreira, Mount Eerie, Surfer Blood, Ben Frost, y Stars of the Lid han mencionado a la serie en sus canciones o sampleado su banda sonora. De hecho, en 2016 la banda Xiu Xiu lanzó un álbum completo reinterpretando la música de la serie.

Para el reciente regreso de la serie es clara la relevancia de la música en Twin Peaks, el final de la mayoría de los episodios contiene una presentación musical en el bar “Roadhouse”. Donde han participado agrupaciones como Chromatics, Au Revoir Simone, The Cactus Blossoms y Nine Inch Nails. Lo cual nos da una idea no solamente de lo importante que es la música para la serie, sino de la inspiración que esta serie le ha brindado a distintos músicos.

Como vemos, la creación del mundo de Twin Peaks fue una constante colaboración entre artistas con gran talento, dando como resultado un mundo lleno de opuestos, contradicciones, disonancias y contrastes. Como toda gran obra de arte este mundo ha inspirado a su vez a otros artistas a crear sus propios mundos, apoyándose de las ideas y elementos mencionados por la serie.