The Queen Is (not) dead

Villains

 

Queens of the Stone Age

 

Matador / 2017

 

 

 

La Reina avisó hace algunos meses, se iría de fiesta y que lo haría con Mark Ronson, muchos desconfiaron….

“Perdería la clase”, “Eso no puede ser posible”, “Ha de ser crisis de la edad” y otros argumentos, saltaron de inmediato, provenientes de la policía de la realeza y del rock.

Tiempo cumplido. La Reina nos comparte sus anécdotas y experiencias resultado de aquella cita, la cual es muy distante a nuestros prejuicios y temores pero muy interesante. Me acepto como uno de aquellos que al enterarse de esta noticia y unión, manifestó no esperar nada, tal vez producto de aquella nota leída en cierto medio que decía: “El último disco de Queen of the stone age suena al disco solista de Josh Homme” y que con el correr de los días, me generó tal urgencia que mi faceta quienceaÑera ansiosa despertó.

La cita entre el referente de (M)Amy Winehouse, Lady Gaga (seeeee) y otros alejados de lo stoner de QOTSA y esta, nos deja en las manos la evidencia de que muchos estábamos equivocados. Unos dicen que lo grandioso de Villains es que Josh Homme siempre encuentra el sonido que pretende y que la producción no intervino más que en lo mínimo. Otros agradecemos a Ronson el hacerle bailable sin perder la dignidad, sin dejar de ser seria.

La realidad es que después de un disco de notas sombrías, era momento de volver a la escencia que caracterizaba a la Reina: poderosa, dominante y a la vez sencilla, pero con sabor británico.

Dave Grohl dijo una vez que eran la peor banda del mundo y creo se ha equivocado, o al menos su experiencia el producirlos no fue tan exitosa, ya que se trata de una banda capaz de experimentar sin dejarse amedrentar.

y así pues Villains llegó. El primer corte “Feet Don’t Fail Me” (luego de un intro asombroso, que prolonga la expectativa) explota en una canción que obligatoriamente hace que tus pies se muevan… Con todo y sus sintetizadores y cambios repentinos y que digas, this is fucking rock!!!

Luego llega la ya conocida “The Way You Used To Do”, canción que es de aquellas que no necesitan presentación o tiempo para asimilarla; se hospeda de inmediato en tu cabeza y no puedes dejar de escuchar una y otra y otra y otra vez…

“Domesticated animals” y su riff básico pero efectivo que es acompañada de una voz que denota un crecimiento, uno que ya habíamos visto en entregas precisas pero que confirma la virtuosidad de Homme y que es aderezado con sutiles cuerdas y coros sobresalientes. “Fortress” nos lleva (de nuevo) de la mano con sintetizadores a una pieza característica de la Reina pero (de nuevo) coros que logran una balada sencilla, apta para todos los oídos.

“Head Like A Haunted House” se hace presente para recordarte que se trata de un disco de QOTSA, por si lo dudabas; rápida, furiosa, con el sazón de Mark Ronson. “Un-Reborn Again” y su bajo como líder y teclados a su mano derecha lo re-confirman, ¡es un jodido disco de la Reina! No da tiempo de descansar en esta montaña de emociones y eso lo veremos con “Hideaway” otra balada bailable y la magistral: “The Evolution Has Landed” un cúmulo de ritmos y golosinas auditivas, una canción de más de seis minutos pero que jamás se torna tediosa.

Cierra este material con “Villains of Circumstance” hermosa canción calmada y reflexiva.
Parece que la cita entre la Reina y el señor Ronson fue un acierto, el bajo suena perfecto y la batería es siempre atinada y mantiene el ritmo sin excesos, las guitarras empalmadas en una danza que los teclados llevan con cuidado. Un resultado tal vez no del agrado de la policía del género, ya los escucho diciendo “antes no eran tan comerciales” y otras frases igual de simples –y es respetable su opinión– pero la realidad es que con Villains, Queens of the Stone Age viene a gobernar el tiempo y espacio que hemos dejado en manos de los millenials y sus proyectos equis… Dejémonos pues, gobernar y bailar sin perder el estilo…

En solo nueve canciones (mis favoritas las 9), sin más ni menos, en definitiva, de lo mejor del año y algo que nos hace recuperar las esperanzas en el rock en una época en la que pareciera, nos estamos muriendo de nada.

Share

Deja un comentario