Alien: del horror cósmico a las carrozas de los dioses

Sin duda la saga de Alien se ha convertido en una de las franquicias multimedia más exitosas de los últimos 30 años. Desde su estreno en 1979, Alien (“El octavo pasajero” en nuestro país) fue un éxito rotundo tanto en taquilla como entre la crítica. A partir de ese punto, la idea de la criatura ahora conocida como xenomorfo tuvo una gran variedad de encarnaciones en historias contadas en el cine, las historietas, y hasta videojuegos.

Con el reciente estreno de la última entrega cinematográfica de esta saga, vale la pena darnos un momento para recordar sus orígenes y reflexionar acerca de lo que esta franquicia se ha convertido con el pasar de los años.

La cinta original fue el resultado de un largo proceso colaborativo entre el creador de la idea original Dan O’Bannon (quien ya había explorado la primicia de Alien en el filme Dark Star), y el guionista Ronald Shusett (quien introdujo la idea del ciclo vital parasítico del xenomorfo), junto a los productores David Giler y Walter Hill (quienes introdujeron la idea del androide Ash y desarrollaron el personaje de Ripley).

O’Bannon estaba familiarizado con la obra de H. R. Giger al haber colaborado previamente con él en el fallido proyecto de Dune coordinado por Alejandro Jodorowsky, por lo que no dudó en invitarlo a diseñar a la criatura y nave alienígenas. Por otro lado, los también veteranos de Dune, Ron Cobb y Chris Foss, participaron diseñando la tecnología humana representada en la película.

Cuando el director Ridley Scott fue invitado a colaborar en el proyecto, el concepto le fascinó. Lo primero que hizo fue crear una serie detallada de storyboards, los cuales ayudaron a convencer a 20th CENTURY FOX de duplicar el presupuesto asignado a la película. Sin duda, Scott demostró ser un excelente director, convenciendo a Giger de trabajar mucho más de cerca con el proyecto y eligiendo a un elenco experimentado que pudiera hacer su trabajo sin demasiadas indicaciones, dejándolo concentrarse en la tarea de coordinar los demás aspectos del proyecto.

El resultado fue una película de horror cósmico donde se hace énfasis en el contacto humano con los límites de lo conocido, lo explicable y, por lo tanto, controlable. El título de la película sintetiza perfectamente el tema: es a la vez un adjetivo (ajeno) y un sustantivo (extraterrestre). No conocemos casi nada de la criatura, además de que está ahí y es peligrosa. Ni siquiera tiene nombre; la palabra xenomorfo (forma extranjera) no sería utilizada sino hasta la secuela. El empeño corporativo por tratar de capturarla para mercantilizarla da como único resultado muerte y destrucción.

Problemas entre los productores de Alien y la nueva administración de Fox dilataron la secuela, que terminó a cargo de James Cameron como guionista y director, junto a Stan Winston a cargo de las criaturas. Aliens (1986) se convirtió en una de las pocas secuelas capaces de repetir el éxito de la película original, gozando actualmente de una reputación similar a Alien.

Aunque en esta ocasión la historia sería más cercana al cine bélico que al horror, se conservaron muchos de los aspectos que habían funcionado en la película previa, llevándolos a nuevos extremos. En esta ocasión, la humanidad hace uso de su poderío militar para tratar de controlar a los xenomorfos, y un grupo de marines coloniales llenos de arrogancia son eliminados rápidamente por la infestación alienígena.

FOX estaba interesada en continuar con más secuelas, por lo que rápidamente comenzaron las pláticas para hacer posible Alien 3 (1992), a pesar de que la mayoría de las personas involucradas en los proyectos previos no estaban disponibles en el momento. Es aquí donde la franquicia comenzó a tener dificultades. Aunque se intentó traer de regreso a Giger para un rediseño del xenomorfo, no se tuvo tiempo para incluir la mayoría de sus diseños. La producción estuvo plagada de contratiempos y conflictos, comenzando el rodaje con un guión todavía incompleto.

A pesar de ser un éxito comercial (ganando tres veces su costo de producción en taquilla), Alien 3 fue la primer película de la serie en tener una mala recepción por parte de la crítica y los fanáticos. La decisión de eliminar a la mayoría de los personajes que habían sobrevivido en Aliens fue especialmente criticada, además de que su final le daba una conclusión poco satisfactoria a la entonces trilogía.

Cinco años después con Alien: Resurrection, la franquicia comenzó a narrar historias que hasta ese momento solo se habían visto en los cómics. Una Ripley resucitada doscientos años después de su muerte, seres híbridos de humano con xenomorfo y horribles experimentos gubernamentales, son algunos de los elementos narrativos de esta nueva entrega. Habiendo sido incapaz de repetir el éxito de las dos primeras películas, hasta la fecha esta es la última secuela de la franquicia.

Para las siguientes apariciones fílmicas del xenomorfo, FOX no estaba convencida de que el atractivo de la franquicia fuera suficiente, por lo que decidieron retomar un concepto que se había originado en los cómics de la editorial Dark Horse: el combate entre el xenomorfo y el depredador, otro antagonista extraterrestre propiedad de FOX. Alien vs Predator (2004), junto con su secuela Requiem (2007), fueron películas olvidables que no aportaron mucho a ninguna de las franquicias originales, lo que dio como resultado una mala recepción por parte de la crítica y el público, así como un modesto éxito en taquilla.

Para inicios de la presente década, la colaboración de Ridley Scott con los guionistas Jon Spaihts y Damon Lindelof prometía un regreso a los orígenes de la franquicia con una nueva entrega, esta vez en forma de precuela. El resultado fue Prometheus (2012), que aunque retomó muchos de los elementos estéticos de la película original, fue una desviación total del concepto planteado treinta años antes, causando declaraciones contradictorias por parte de FOX con respecto al lugar que esta película ocupa en la franquicia.

Esta nueva entrega ahondó en la tesis de los alienígenas ancestrales, concepto popularizado por Erich von Däniken en su libro Recuerdos del futuro (conocido en inglés como Chariots of the Gods?), donde se especula que la tecnología y la religión de las primeras civilizaciones humanas tuvo su origen en contactos con seres extraterrestres.
El horror cósmico de las primeras películas hace énfasis en el temor ante la inmensidad del universo y sus misterios, con sus raíces en una cosmovisión existencialista – nihilista. Por otro lado, con su tema religioso, Prometheus es el equivalente fílmico del geocentrismo medieval, enunciando que la humanidad debe tener un lugar especial en el universo o de lo contrario no existiría.

Parece que Ridley Scott estaba interesado en realizar una superproducción que no se encontraba dentro de la línea de tiempo de las películas de Alien, pero se vio forzado a incluir alusiones a estas para conseguir la aprobación del presupuesto necesario por parte de la FOX.

Y es así como llegamos a la recién estrenada Alien: Covenant, que, a pesar del título, no tiene nada que ver con el concepto original de Alien. Una secuela directa de Prometheus, que al igual que su antecesora es una buena película de ciencia ficción por sí misma; sin embargo, sufre por la imposición de elementos innecesarios, cuyo único propósito es hacer alusión a las viejas glorias de la franquicia.

Claramente, Ridley Scott, junto con los escritores John Logan, Dante Harper, Jack Paglen y Michael Green, estaban interesados en continuar la historia de Prometheus de una manera interesante, lo cual lograron. Sin embargo la aparición del xenomorfo parece estar ahí con la única intención de poder utilizar el nombre Alien en el título.

Curiosamente, tanto el horror cósmico como la hipótesis de los alienígenas ancestrales tienen un origen común: los escritos de H. P. Lovecraft. Escritores como Jason Colavito y S. T. Joshi han documentado esto claramente, ubicando a Lovecraft como uno de los escritores más influyentes del siglo XX.

Como nota final, basta decir que continuaremos viendo películas, videojuegos, historietas y otros productos con el nombre Alien por un buen tiempo. Esperemos que las siguientes entregas traigan consigo calidad, originalidad, o al menos diversión.

Deja un comentario