La guía del principiante: Björk en 10 tracks

Al hablar de Björk se puede pensar que todo se ha dicho y que repetir ciertas cosas es caer en lugar común. Sin embargo, esto no parece razón suficiente para dejar de hablar sobre ella. Después de haber pasado un poco inadvertida por algunos años y dar equívocas señales de un declive, su más reciente disco, Vulnicura, la regresó a sus mejores momentos musicales y de popularidad.

Björk se estableció rápidamente como una artista consagrada. Su popularidad mundial nunca ha estado peleada con su búsqueda artística, la cual siempre ha puesto en primer lugar. Aun así, ha sido capaz de llevar sus intereses e influencias experimentales a un público mainstream. Es también, sin duda, un ejemplo a seguir para cualquier mujer (y para cualquier persona) en el mundo.

Ya sea cantando sobre el amor o estructuras atómicas, haciéndonos bailar o creando experiencias sonoras, siempre hay algo valioso que encontrar en su trabajo. Aunque su discografía profesional es relativamente corta (8 discos en casi 25 años), su riqueza es vasta como pocas. Cada álbum y cada canción son un mundo por explorar en sí misma. Esta es una pequeña guía para adentrarse en el universo musical de Björk.

“Human Behaviour” (Debut, 1993)

La canción que la dio a conocer al mundo sigue sonando fresca. Cantada desde el punto de vista de un animal, su sonido tiene un aura tribal e infantil, combinada con beats electrónicos y samples. El video de Michel Gondry capturó perfectamente la esencia juguetona y vanguardista de la canción. “There’s is definitely, definitely, definitely no logic”.

“Big Time Sensuality” (Debut, 1993)

Debut apareció en 1993, cuando el house y los sonidos electrónicos dominaban el panorama musical británico. Y es, en esencia, un disco de house. Aun así, Björk pudo plasmar su personalidad y, aunque la mayoría de las canciones funcionan en la pista de baile, también parecen ir dirigidas a un espacio más personal. Este track es la evidencia más contundente de ello, dejando en claro que Björk siempre buscó algo más que ser el éxito del momento. “Something important is about to happen”.

“Army of Me” (Post, 1995)

Los sonidos industriales y oscuros son los últimos que vienen a la mente al pensar en su música, pero el primer sencillo de Post demostró que Björk también podía acercarse a ellos. El beat es como una máquina que muele todo a su paso y su voz tiene una gravedad inusual. “Army of Me” es una tormenta amenazadora, pero con un toque de ternura que sólo ella podía mezclar. Concebida como un llamado de atención para su hermano, tiene uno de los videos más originales de los noventa. “You’re on your own now, we won’t save you”.

“Hyperballad” (Post, 1995)

Post es una vibrante amalgama de estilos pop conjuntados en una producción brillante. “Hyperballad” es uno de los puntos más altos. Una canción que no suena fácil, siempre tensa entre ser una balada y un pulsante beat electrónico que nunca termina de explotar. Así como su letra, que habla sobre la contradicción de mantener la individualidad dentro de una relación, la tensión musical parece nunca resolverse, encontrando en ello su catarsis. En efecto, es una híper-balada.

“Jóga” (Homogenic, 1997)

En Biophilia, Björk trató (quizá demasiado) de conjuntar naturaleza, música y tecnología, algo que ya había logrado de manera mucho más orgánica 15 años antes en Homogenic. “Jóga” es la mejor prueba de ello. El beat se siente como placas tectónicas moviéndose, coronadas por la explosión volcánica en la voz de Björk. Los arreglos orquestales hacen que todo cobre dimensiones épicas, pero tremendamente emotivo y personal. Su letra habla de “paisajes emocionales” y también nos los hace sentir. Si no resuena en tu interior, quizá no seas humano. “You push me up to this state of emergency”.

“Unravel” (Homogenic, 1997)

Esta canción no figuró como sencillo en Homogenic, pero se ha convertido en una de las favoritas de los fans de Björk. En apariencia una de sus composiciones más sencillas, “Unravel” golpea directamente a quien la escucha. El núcleo de todo está en la voz de Björk, que aquí expresa como pocas veces, acompañada por arreglos sintéticos entre delicados y fúnebres. De estructura sencilla pero no por eso simple, es una especia de poema sonoro.

“Pagan Poetry” (Vespertine, 2001)

Después de Homogenic, la expectación por algo nuevo de Björk haría era mayúscula, y muchos acusaron a Vespertine de repetir la fórmula. El tiempo le ha dado su lugar a este fabuloso álbum, y “Pagan Poetry” es una de sus mejores armas. Este track nos muestra una Björk cruda, real, desnuda (literalmente en el video), con emociones que golpean en cada acorde. Pero también es delicada, serena, paciente. Un arpa que construye el tiempo lentamente y un “I love him, I love him” que se convierte en mantra. Escalofriante y devastadora.

“Who Is It” (Medúlla, 2004)

Cuando parecía que Björk no podía sorprendernos más, llegó Medúlla, construido con base en diferentes texturas de la voz humana. Pero lo experimentalmente ambicioso del álbum es un bonus, ya que Björk y sus increíblemente hermosas melodías siguen presentes. La mejor prueba es “Who Is It”, hecha alrededor de un desafiante beatbox (cortesía de Rahzel) y múltiples capaz vocales, con un coro que podría haber sido sacado de la canción de pop más pegajosa. Experimentación y familiaridad conjuntados perfectamente.

“Earth Intruders” (Volta, 2007)

Volta es, discutiblemente, uno de los álbumes más flojos de Björk. Sin embargo, en su trabajo siempre hay algo que rescatar. “Earth Intruders” introdujo una nueva faceta suya, mucho más extrovertida y combativa, que responde al llamado de “Human Behaviour” y “Army of Me”. Un beat tribal adornado por cuernos estridentes y una Björk que eleva su voz casi al grito, mostrando su versión más inmediata y directa.

“Lionsong” (Vulnicura, 2015)

Todo lo anterior, corte a… Björk en 2015 lanzando Vulnicura, un álbum inspirado por su ruptura con el artista Matthew Barney. En ese sentido, se podría decir que es su trabajo más “tradicional, “una cosa de cantautor”, como lo llamó ella. En “Lionsong” podemos darnos cuenta de lo que eso significa para ella. Un track donde parecen confluir todas sus facetas anteriores: capas vocales, arreglos de cuerdas, beats electrónicos, producción vanguardista, arreglos desconcertantes, melodías reconfortantes y una ejecución vocal de miedo. Vulnicura nos regresó a Björk en su mejor forma.

Homo sapiens | CDMX | Periodismo musical | Producción audiovisual

Deja un comentario