The Shins: Heartworms

The Shins

Heartworms

Columbia Records; 2017

Después de cinco años de espera, James Mercer regresa como productor de una banda que bien podría decirse es totalmente suya, pues ya no hay ningún otro miembro de la alineación original presente. La pausa de The Shins le sirvió a Mercer para trabajar con Danger Mouse en Broken Bells, lo cual se refleja totalmente en Heartworms.

El lado simple y cómodo que caracterizó a la banda en sus inicios ha desaparecido casi en su totalidad en este nuevo material. Lo primero que se puede identificar en Heartworms es un sonido más electrónico y orillado al uso de sintetizadores en la primera mitad del álbum, cambiando lentamente hacia el final donde encontramos canciones típicas de The Shins con melodías tristes y letras desgarradoras.

“Name for You” abre el álbum con un sonido fresco y un tanto alegre, pero esconde un mensaje para las hijas de Mercer, hablándoles sobre el patriarcado y los roles que la sociedad espera de ellas, para alentarlas a seguir sus sueños. Sin embargo, es una de las pocas canciones diferentes del disco.

James Mercer entrega 11 canciones en las cuales habla de las diferentes etapas de su vida, desde la infancia hasta el matrimonio, pasando por algunas aventuras amorosas. También hace alusión a los problemas existenciales de una persona que no sabe qué hacer con su vida en “Half a Million Things”, track que contiene una de las frases más rescatables del disco: “I take the drugs, but the drugs won’t take”.

No hay mucha diferencia entre Heartworms y Port of Morrow, lanzado en 2012, lo cual demuestra que no importan los cambios de alineación que tenga la banda constantemente, porque James Mercer tiene las riendas y el resto de su equipo se adapta a él.

Heartworms es el reflejo de la vida de James Mercer en este momento: por un lado está la paternidad y los cambios en su vida personal, pero por el otro tenemos a un músico con la capacidad y los medios para combinar estilos. Lamentablemente, el experimento culminó en un disco que le tiró a lo seguro para complacer a los fans de antaño y, tal vez, atraer a alguien nuevo.

Compartir