Rumbo al Nrmal 2017: Mueran Humanos y CLUBZ

Sin duda alguna, el festival Nrmal se ha convertido en uno de los referentes de la música independiente en nuestro país. Con cada edición nos presentan un cartel con bandas conocidas, desconocidas y prometedoras, que poco a poco van ganando terreno en los medios especializados y en el gusto de una nueva generación llena de curiosidad de lo que pasa en el mundo de la música; este año no fue la excepción, por eso nos damos a la tarea de recomendarte algunos actos para que les vayas haciendo un espacio en tu itinerario.

Mueran Humanos

Cuando te encuentras con una banda como esta, es imposible que pase desapercibida. Mueran Humanos es una banda del mundo: sus miembros provienen de Argentina, la banda se formó en Europa y ha cosechado éxito a lo largo de varias latitudes del globo.

En un comienzo, Carmen Burguess y Tomás Nochteff pensaron Mueran Humanos como un proyecto más abarcador; diversos ejercicios artísticos de estos dos latinoamericanos componían la idea llamada Mueran Humanos, pero poco a poco estas inquietudes se fueron centrando en sonidos, melodía y ritmo, dando paso al proyecto que comenzó en 2006 y se formalizó como banda en 2011 tras el lanzamiento de su álbum debut.

Después de algunos años, regresan a la CDMX a sacudir al Nrmal con una variedad sonora que va desde un violento dance, pasando por la electrónica, mezclando todo y entregando al público una propuesta altamente recomendable de vivir, sumándole la energía, visuales y una energía contagiosa arriba del escenario.

CLUBZ

Monterrey estará presente en esta edición del Nrmal. Clubz se encargará de invocar la nostalgia que se da el gusto de bailar con la música de este dúo proveniente del norte de la república. Con dos discos en su carrera, Clubz ha logrado construir un sonido característico que le ha valido reconocimiento nacional e internacional, lo cual lo coloca como uno de los proyectos que hay que seguir este 2017 y que sería mala idea perderse su actuación en esta nueva edición del Nrmal.

Su música, que nos recuerda al electro pop de finales de los ochenta pero con un toque actualizado, hará que más de uno convierta al Deportivo Lomas Altas en una pista de baile technicolor llena de texturas, melodías pegajosas y un gusto excesivo por los sintetizadores.