Narrativas compuestas: I See You de The xx

En su tercera producción, The xx rescata su ya conocido sonido y le agrega nuevos elementos que lo refrescan.

The xx

I See You

Young Turks; 2017

El nuevo álbum de The xx es refrescante, hasta de su propio sonido. La evolución de este trío londinense es notoria: ritmos más acelerados, progresiones, vaivén sonoro que encaja perfectamente en la voz de Romy Madley y se desliza por un bajo intermitente de Oliver Sim, mientras que Jamie xx llena la atmósfera con bastantes elementos rítmicos que hacen que toda esta mezcla tenga sentido en su sonido.

Desde la salida del primer sencillo, la expectación fue elevada. Ahora, con la placa completa, podemos descifrar el misterio que “On Hold” dejó en los diferentes fans y escuchas de la banda. Con un total de diez canciones, 40 minutos de duración y una larga producción, “I See You” ha sido recibido con buenas críticas, pese al cambio notorio en el sonido que la banda parecía haber consolidado en su anterior producción Coexist (2012).

El comienzo es rítmico. “Dangerous” nos da la bienvenida con una caja de ritmos incesante, algo un poco disco al combinar trompetas, una melodía que se repite hasta el cansancio, tanto en la música como en el canto de Oliver y Romy, y un toque dance con el reverb en los sintetizadores que Jamie xx ha colocado cuidadosamente a lo largo de la primer pieza del disco.

“Say Something Loving”, segundo sencillo del disco, no cambia mucho del primer track. Coros largos, polifonía en los cantos  y en todos los elementos sumergidos en la pieza: guitarra con pedales y efectos que distorsionan y transforman su sonido, un bajo que marca la pauta y que no quita el dedo del renglón rítmico y diversos samplers, percusiones electrónicas y sintetizadores rellenan y complementan el ensamble. Hay un equilibro en todos los elementos, desde las diversas progresiones rítmicas hasta el trabajo vocal de Romy, que ha evolucionado y mejorado de manera notoria desde la primer producción de la banda.

“Lips” nos regresa un poco al Coexist, pero como agua fría nos aterriza a un nuevo contexto. los ecos, las atmósferas creadas con sintetizador están presentes, sólo que hay que sumarle varios elementos más que están muy presentes en todo momento y le dan circularidad al ritmo y melodía.

“A Violent Noise” es un pequeño quiebre en el disco. La dirección en que la banda nos fue llevando cambia un poco. El ritmo ha disminuido su intensidad, la guitarra toma una importante presencia en toda la canción, con punteos, cambios de intensidad y ritmo. Ahora todo decae positivamente: el ritmo, los cambios de intensidad constante, la rapidez con la que comienza el disco ha disminuido drásticamente.

Este cambio sigue con “Performance” a manos de Romy, pero ahora no todo es electrónico; la incorporación de violines, guitarras sin efectos, y una interpretación muy profunda de la guitarrista hacen que el quiebre en el disco sea total, –al igual que con “Brave For You” más adelante– temporalmente. “Replica” levanta las cosas nuevamente; ahora todo es suave y con una base rítmica entre la lentitud y el comienzo ascendente de la velocidad. El eco en los coros y la polifonía de las voces tan opuestas de Romy y Oliver hacen de esta canción un deleite al oído.

El primer sencillo del disco, “On Hold”, recompone las cosas. El optimismo ha vuelto en el sonido pero no de una manera desbordada. Algunos elementos han regresado como el ritmo y una progresión melódica constante: sintetizadores, secuencias y programaciones, todo ascendente. El cierre del disco es un equilibrio entre los extremos del mismo, “I Dare You” y “Test Me” cierran el disco como comenzó: Una mezcla de ritmos, sentimientos, evolución notoria, madurez y exploración musical.

Los elementos que hicieron a esta banda acreedora de la expectación de la escena musical británica con su primer producción siguen ahí, pero ahora lo han adaptado a una realidad distinta, a una tendencia actual en la música electrónica que combina la exploración sonora de sus tres integrantes fuera de lo que dominan musicalmente. Es evidente el trabajo de Jamie xx en la producción del disco: todos los arreglos musicales y elementos que este DJ ha explorado en sus trabajos en solitario está aquí, pero ahora complementados por dos mentes más.

Algo por destacar es la historia implícita a lo largo del disco. Romy y Oliver han logrado contar dos historias paralelas que se complementan: una en la música y otra en las letras de cada canción; llenas de vivencias de todo tipo, con el amor –y todas sus facetas– resaltando a cada instante. Esta bien lograda comunión entre diversas formas de expresión de sus creadores, hace de I See You uno de los discos más personales del trío y un deleite para propios y extraños.