Punk: más allá de la música en el Museo del Chopo

Fuimos a la exposición PUNK. Sus rastros en el arte contemporáneo, la cual recupera la actitud punk presente en distintas disciplinas artísticas.

Los Sex Pistols tocaron “God Save the Queen” en 1977 frente al Parlamento en Reino Unido. En 2012 las Pussy Riot irrumpieron en la Catedral de Cristo Salvador para cantar “Madre de dios, líbranos de Putin”. Aunque ambos actos incluyeron explícitamente a la música, sus acciones también tuvieron un fuerte impacto en la política, medios de comunicación, en la sociedad y en el arte.

La música es la expresión más reconocida del punk (incluso el término se utiliza para nombrar un género musical) y pocas veces somos conscientes de que sus principios se extienden a cualquier aspecto de la vida que pueda ser cuestionado. En nuestro rescate, el Museo Universitario del Chopo reunió en la exposición PUNK. Sus rastros en el arte contemporáneo diferentes piezas, entre videos, instalaciones, carteles, gráficos, documentos y demás objetos de colección que reflejan la presencia de la actitud punk en expresiones más allá de la música y donde ejerce fuertemente su papel como herramienta de crítica social.

El despunte del punk se dió en los setenta y arrastraba influencias de vanguardias como el dadaísmo y el situacionismo, pero no fue hasta este momento que la rabia, la incorrección, la negación al sistema y la provocación se apoderaron de los jóvenes de la época, inundando el trabajo de músicos, diseñadores, activistas y artistas en general, y llegó a espacios como la televisión, la radio, el cine y demás formas de difusión masiva.

El Chopo le dedica varias salas a esta muestra, comenzando por un túnel audiovisual donde alterna metrajes que documentan el trabajo performativo de varios artistas; por ejemplo: “Registro de bondad” (1999), de Antonio Ortega, donde transforma el acto de vomitar (repulsivo y confrontativo) en un acto de generosidad y vida; o “Record Players” (1983-1984) de Christian Marclay, donde utiliza discos de vinil como instrumentos y hace una composición musical experimental estilo noise/no wave a partir del sonido producido por la destrucción de los mismos.  

La crítica social en torno al punk también abarca sus representaciones. Así, el artista Israel Martínez aporta a esta exposición tres fotografías que reflexionan en torno al punk mexicano. ¿Qué nos dice el punk de México, su contexto social, cultural y económico?

El DIY es un elemento clave en el arte contemporáneo y los punks lo adoptaron como bandera desde su nacimiento. Raumond Pettibon realizó portadas para Black Flag, Minutem y para su propia banda – Super Session- en las que utilizó dibujos, símbolos e íconos que remitían a la violencia, el descontento y a la crisis social y personal del momento.

Los feminismos, como forma de reivindicación del ser, de la sexualidad y del cuerpo, también tienen su presencia en la exposición con Guerrilla Girls y su apropiación de íconos mediáticos para resignificar el cuerpo femenino y visibilizar la desigualdad sexual. Por su parte, Fabienne Audéoud creó “Turing, The Apple, My father, Eve & I” (2016), un audiovisual donde combina la animación, el DIY y el feísmo para analizar y criticar las convenciones sociales del cuerpo y el género.

Ser punk también significa romper con los límites personales, burlarse de uno mismo y de la realidad. Eduardo Balanza lo hace interviniendo portadas de viniles, modificando su sentido original para criticarlo o descontextualizarlas totalmente y lanzar un nuevos mensajes llenos de ironía y cinismo.

Hacia el final la exposición se presenta un recorrido por la huella del punk como estilo musical en el mundo, desde los Sex Pistols, pasando por el rock radikal vasco, el post punk, el movimiento riot grrr, hasta llegar al punk mexicano y latinoamericano. Esta sección es documental y cuenta con libros, álbumes, videos, artículos de colección, entre otros, proporcionados por Israel Olguín (Bam Bam Records) y Javier Audirac.

A diferencia de otros géneros musicales, en el punk el mensaje va al frente, y lo mismo ha sucedido en las diferentes técnicas artísticas. ¿Qué significa el punk para el arte contemporáneo? ¿Qué es del punk en el siglo XXI? ¿Quienes son los punks ahora? ¿Quienes verdaderamente rompen con los nuevos cánones?

La exposición PUNK. Sus rastros en el arte contemporáneo estará abierta hasta el 26 de marzo en el Museo Universitario del Chopo. Más información aquí.