Mexicanxs inmersos en la música (que la están rompiendo)

Más allá de lo que quiere decir el fenómeno mediático de personajes como Rubí y sus XV años, #Ladywuuu o “Paquito” el de las empanadas, hay otros mexicanos que por méritos propios requieren mayores menciones, mayor difusión a su trabajo y reconocimiento de sus logros. Logros que cada vez son más difícil de conseguir por los diversos límites a los que se encuentra todo creador, en un país donde impera la impunidad, la corrupción y la mediocridad, sumando a ello la nula competencia de nuestras autoridades e instituciones.

Es por ello que ante toda esta ola mediática y sin sentido, más allá de la burla y el pitorreo, decidí hacer una lista de personas que al dar a conocer su trabajo nos devuelven un poco la esperanza de hacer una sociedad más creativa, abierta y reflexiva.

Rogelio Sosa

Hablar de Rogelio Sosa es hablar de la apertura de la música electrónica y experimental en nuestro país. Sus tablas como compositor y músico se hacen notar en su trabajo como curador mediante las propuestas que ha traído a México por medio de festivales como Tránsito Mx_02, La habitación del ruido, Instrumental Oaxaca, o Aural. Son propuestas arriesgadas para los parámetros de la música convencional, dotando de presencia a propuestas innovadoras para la escena de la música contemporánea.

Sosa es un referente internacional, pues se ha presentado en distintos países, desde Argentina, Chile, Cuba, Perú, Venezuela, México, hasta en otros continentes como Holanda, Bélgica, Austria, Alemania, Hungría, Italia y Estados Unidos. Su trabajo como músico y gestor de festivales dentro y fuera del país es un trabajo digno de mencionarse, y su obra es sinónimo de talento, creatividad e innovación.

 

Merarit Viera

Posdoctora en Antropología Social, de la línea de Jóvenes en sociedades contemporáneas por la Escuela Nacional de Antropología (ENAH). Doctora en Ciencias Sociales de línea Mujer y Relaciones de género por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM-Xochimilco). Maestra en Estudios Socioculturales por la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) y Colegio de la Frontera Norte (COLEF), Tijuana. Licenciada en Filosofía por la UABC-Tijuana. Actualmente trabaja en el Seminario de Investigación en Juventud de la UNAM como investigadora; además es docente en la ENAH en el posgrado de Antropología Social.

De Tijuana para el mundo, lo primero que resalta en Merarit es su postura punk, desde el look hasta las ideas. Su formación como filósofa, antropóloga y socióloga –en lo cual tiene doctorado con líneas de investigación en juventud y género– ha hecho de la pluma y verbo de Merarit una necesidad que de a poco se va tratando, y es la de hablar del género en la música, desde una postura feminista y crítica.

Su libro “Jóvenes Excéntricas: mujeres, cuerpo y rock en Tijuana” viene a darle un sentido a los estudios culturales que muchas veces han pasado por alto los temas relacionados a la música. Viera, además de ser una investigadora excéntrica, es gestora y de repente palomea en los escenarios con varios DJ sets donde los tintes feministas derraman ritmo.

Daniel Galindo

El lente de Daniel Galindo es uno de los lentes más sinceros que existen hoy en día en los medios de comunicación. Galindo conjuga a la perfección su talento en la cámara y su pasión por la música, en especial por el punk.

Su fotografía es en todo sentido rock, más allá de la técnica que imponen sus cuadros, en la sinceridad que proyecta a la hora de retratar lo que más tarde ilustrará una nota periodística. En un giro, las suyas pueden ser fotografías que miremos dentro de 20 años en un libro biográfico de los artistas que ha retratado. No hay duda que Galindo es uno de los lentes que seguro nos harán vivir memorias musicales en cada foto.

Alfonso Muriedas/Claudia Sandoval

Cuando hablamos de música, no sólo hablamos de una banda arriba de un escenario o un mp3 en el bus; cuando hablamos de música, hablamos de un elemento que crea identidad y ejes culturales. Hablamos de las formas en cómo la música se sumerge en diversas funciones sociales, culturales y hasta de ciudad. Es por eso que el proyecto NODO es un referente para todos aquellos que gustan de la música, pero también de los estudios que se despliegan de esta. NODO. Foro MUTANTE es el nombre que se le da a este tercer encuentro anual que se desarrolla desde el 2015.

Un oasis para la investigación no sólo de la música, sino a través de ella. Detrás de NODO existe un buen cúmulo de personas que dedican su vida a la investigación musical. Sin embargo, Alfonso Muriedas y Claudia Sandoval fueron quienes regaron las primeras semillas para que hoy en día se tenga esta visión de la música y los festivales como una herramienta social, cultural y de formas de comunicar.

Sin duda NODO es uno de los proyectos que enriquecen a todo el ecosistema musical de la ciudad y el país, es por ello que mencionarlo es también mencionar la creatividad de las herramientas de gestión y producción para desarrollo del campo de la música.

Desde talleres, charlas, asambleas y entretenimiento, se ofrece al público una forma amigable que al mismo tiempo impacta a las nuevas formas de relacionarnos en redes, lo cual sin duda alguna es valioso de hacer, pues sale del discurso de apoyar a la escena nacional, y se transforma en acción palpable y sonora.

 

Israel Martínez

El trabajo de Israel Martínez es multidisciplinario y con un enfoque que sobrepasa la estética para tratar temas sociales que se vuelven reflexión. El sonido, la música, la conjugación con las imágenes, piezas auditivas multicanales, vídeo instalaciones, gráfica y editorial, son algunas de las manifestaciones artísticas que Israel explota con la finalidad de alzar la voz de distintas maneras.

La creatividad de sus obras lo ha llevado a exponer en países de Europa y Sudamérica; ha sido invitado de las residencias Artists-in-Residence Program del DAAD en Alemania, y del MuseumsQuartier en Viena.

Además es co-fundador de proyectos como Suplex, que funciona como plataforma de difusión multimedia, así como del sello de música electrónica Abolipop Records, quien en el presente año lanzó su nuevo compilado “No estamos solos II”. Israel Martínez converge entre la ciudad de Guadalajara y la Ciudad de México; así también, imparte diversos talleres por la República Mexicana, como lo es el Taller de periodismo sonoro, entre otros.

Julián Woodside

En el mundo de la música es difícil que alguien no haya tenido de referencia algún texto de Woodside, y en otros casos, tomando sus tesis y textos académicos como una importante guía de partida para la reflexión y la investigación.

Julián Woodside es ante todo, un periodista crítico, y que ha puesto en tela de juicio la forma en la que se hace periodismo musical y cultural en este país, lleno de discursos que muchas veces carecen de un sentido de la realidad dentro de nuestro contexto social, o bien, lleno de prejuicios que parte desde el colonialismo, hasta asuntos de género, exclusión y censura. Los diversos estudios y temas que ha tratado, que son desde cine, vídeo, música, identidad y memoria, lo han llevado a compartir sus ideas fuera de México.

En nuestro país, colabora para diversos medios de comunicación especializados, cuenta con varias publicaciones académicas y de divulgación, además de impartir conferencias en diversas instituciones de México, Europa y Sudamérica. Mencionar su trabajo, es mencionar también las diversas reflexiones que se deben hacer a la hora de hablar de periodismo, música e identidad.

Tere Estrada

Compositora, cantante y socióloga: son los tres rasgos que componen la figura de la Sirena llamada Tere Estrada. Su tesis en “Lenguaje e identidad en el rock mexicano 1985-1990” así como su libro “Sirenas al ataque” es una herramienta más que necesaria para nuestros tiempos.

El registro histórico del papel de la mujer en el rock mexicano se cree conquistado por los hombres. Sin embargo la reivindicación que Tere logra con su texto nos hace pensar en aquella frase que dice “lo que no se menciona no existe” y por fortuna, su libro nos da una amplia memoria de mujeres que se subieron a tripular los mares del rock.

Además, es blusera y sus cantos se han escuchado en diversos países, como son México, Estados Unidos, Alemania, Noruega, España, Italia, Dinamarca y Bélgica. En 2010 representó a México e Iberoamérica en festivales de blues y jazz en Nepal e India.

Cuenta con 6 discos y ha compartido escenario con diversas figuras del rock, como la banda Canned Heat, Los Aterciopelados, Jorge Reyes, Nina Galindo, Ely Guerra, entre otros. Actualmente se encuentra en promoción de su disco/libro, llamado Un blues en la penumbra, el cual se cocina bajo una campaña de fondeo.

Aquí pueden encontrar más información.

Natalia Cano

Si de alguien podemos aprender de periodismo es de Natalia Cano. Su pluma es, en mi opinión, de las más importantes en el mundo del periodismo musical en nuestro país, y no sólo lo digo yo: se ve reflejado en sus múltiples aportes para medios del tamaño como Rolling Stone México, Associated Press y The Guardian, el mítico diario inglés, el cual publicó su texto sobre David Bowie, el cual podrás consultar aquí

Su participación en México no se queda atrás, pues es colaboradora en Reactor en el programa de Ingrid Obregón. Este año, Natalia Cano es co-creadora en uno de los proyectos más interesantes sobre el jazz, el documental Jazz en Portales, producido por Lab_22, plataforma digital del canal 22 y que se espera se estrene el próximo año. El documental pretende mostrar la entrañable colonia Portales al sur de la ciudad y su -¿casual?- relación con el jazz. Sin duda alguna, Natalia Cano es sinónimo de entrega, de pasión y éxito.