Sábado de Knotfest 2016

Fotografía obtenida de la página oficial del festival

Con el ánimo a tope de miles de metaleros mexicanos y latinoamericanos, la mañana del sábado 15 de octubre comenzaba con un sol intenso en el foro Pegaso de Toluca. El día prometía ser grande, pues cerca de 45 mil personas se dieron cita para escuchar a las bandas programadas para esta segunda edición del KnotFest, organizado por la emblemática banda de nu metal Slipknot.

Avenged Sevenfold, Slayer, Marilyn Manson y Disturbed fueron las agrupaciones más esperadas y las que encabezarían el primer día del festival; a su vez, las bandas nacionales no se quedarían atrás, ya que, cerca del mediodía, Seven abriría el festival en el Main Stage.

Con una organización más ordenada que la edición anterior, la entrada al festival fue eficiente: las filas se hacían más grandes conforme avanzaba el día para ingresar a las distintas atracciones como los juegos mecánicos o el museo de Slipknot, pero los precavidos que llegaron desde temprano no tuvieron problemas para alcanzar un buen lugar.

Nada impidió que esta fiesta metalera acelerara el corazón de todos los asistentes, pues en ambos escenarios la música no dejo nada que desear. El Iowa Stage acogió a grandes bandas como Killswitch y Meshuggah. En cuanto al Main Stage, la música no paró de generar mosh pit desde temprano con bandas como Attila y Chevelle, pero en definitiva, los gritos apasionados comenzaron con la presentación de Disturbed, quienes dieron todo para regalar al público mexicano un gran show, con éxitos como “Stricken” o “Indestructible”.

Cuando el cansancio comenzaba a aparecer, Marilyn Manson llegó para alocar a todos con sus temas más populares como “mOBSCENE” “Angel With the Scabbed Wings” o “Disposable Teens”, durante la cual sufrió una caída que no le robo el ánimo para seguir interactúando con sus fans, ya que bajo del escenario en dos ocasiones, las cuales causaron la euforia de todos. Manson terminó su presentación con sangre y sudor con el tema “The Beautiful People”.

knotfest2016-3
Fotografía obtenida de la página oficial del festival

El sol al fin comenzaba a ceder para la tan esperada presentación de Slayer. Los empujones no paraban, pues miles de personas esperaban para comenzar las más salvajes mosh pits y escuchar éxitos como “Repentless”, “The Antichist” y la tan popular “Raining Blood”, con la que finalizaron con fuegos artificiales.

Por último, se dejó al descubierto la escenografía de Avenged Sevenfold, llena de calaveras y su emblemático deathbat. El escenario comenzaba a prepararse para su tan esperado show. El grito estruendoso se dio cuando su éxito “Nightmare” empezó a sonar; la potente voz de Matt Shadows tomaba control del micrófono y de la euforia de miles de personas que se deleitaron con sus canciones más populares, como “Afterlife”, “Buried Alive”, “Bat Country”, entre muchas otras.

Las sorpresas no se detuvieron en ningún momento, pues el escenario se convirtió en el palacio de un rey esqueleto durante la canción “Hail to the King”, la cual fue coreada con fuerza; no obstante, la banda dejo mudos a todos cuando decidió presentar su nueva canción “The Stage”.

Finamente, la banda estadounidense cerró el festival con, quizá, su más famoso tema, “A Little Piece of Heaven” con la cual los fans dejaron de lado cualquier tipo de cansancio para cantarla y terminar el primer día del festival con broche de oro.