Murder Ballads, el rostro narrativo de Nick Cave.

Nick Cave & the Bad Seeds

Murder Ballads

Mute Records; 1996

Hablar de Nick Cave es incitar a la oscuridad. Así lo pienso, pero no desde una absurda perspectiva ocultista y religiosa. Esto debido a sus elaboradas melodías, sus referencias a diversos temas que para muchos no son “normales”, sus letras llenas de simbolismo y, por supuesto, su innegable talento musical.

El príncipe de la oscuridad realizó un disco por allá en 1996, el cual acaba de cumplir 20 años de existencia. Murder Ballads, el noveno disco de estudio con The Bad Seeds y el más productivo en cuanto a la narrativa impregnada en cada track, es uno de los más famosos y reconocidos discos de este artista.

El disco es una muestra del talento de Cave para la narrativa y la creación de mundos, partiendo de su imaginación y de la realidad que vive y lo golpea cada día. Tras su salida, el disco recibió muy buenas criticas por parte de la prensa especializada. Forma parte de numerosas listas reconocidas que lo avalan como uno de los mejores discos de 1996 (Rolling Stone, NME, Billboard, etc.) y algunas de los mejores del siglo.

Murder Ballads no solo se centra en la narración de macabras canciones. Cave se encargó que cada relato fuera un universo que desemboca en una muy espeluznante forma de asesinar a alguien, con todo y las consecuencias que esto conlleva. Un trabajo detallado, en su mayoría basado en sucesos reales a los cuales Cave les da su toque inigualable. Lleno de matices y espeluznantes imágenes que se aderezan con una inquietante melodía que a cualquiera le causa un fugaz o permanente escalofrío.

Con colaboraciones de PJ Harvey y Kylie Minogue, dan muestra de que a Nicke Cave y sus Bad Seeds les importa solo una cosa: la música y cómo interpretarla correctamente, cómo transmitir esos sentimientos tan perturbadores que reunieron para este disco, sin caer en lo absurdo o cliché, pues cada canción es diferente a su antecesora, apostando por diversos ritmos y estilos que no desentonan con la letra propuesta, al contrario, la complementan.

En Murder Ballads encuentras conexiones con diversos temas antecesores al disco, desenlaces de historias contadas anteriormente, nuevas versiones, pero, sobre todo, narrativa en su máximo esplendor, donde Cave se luce como letrista y un verdadero creador de relatos muy completos.

Desde la conocida “Song Of Joy” y su perturbadora historia, pasando por “Stagger Lee” con un ritmo envolvente que te hace moverte al instante, la ‘romantica’ “Henry Lee” al lado de la que en ese momento era su pareja, PJ Harvey,  la melancólica “Where The Wild Roses Grow” junto con Kylie Minogue, que cualquiera que no ponga atención pensará en una bella historia de amor, pero es todo lo contrario.

Un vaivén lírico, sonoro y musical encontramos en esta verdadera pieza de arte de finales del siglo XX. Murder Ballads es, sin dudarlo, uno de los mejores discos en la carrera de Nick Cave, el cual lo llevó a ser escuchado por diversas partes del planeta y lo dejó llevar su obra artística alrededor de ellas. Sin duda estamos frente a uno de los discos más importantes de la última década del siglo XX y está demás decir que encaramos a uno de los pocos artistas, en todo el enorme concepto de la palabra, del siglo.

CEO en Afónica Magazine l Periodista musical l Productor Audiovisual

Deja un comentario