of Montreal: Innocence Reaches

of Montreal

Innocence Reaches

Polyvinyl Record Co; 2016

of Montreal, agrupación originaria de Atlanta, Georgia (EE.UU.), y liderada por Kevin Barnes, está por cumplir 20 años de carrera musical. Su disco debut, Cherry Peel, celebrará este aniversario el próximo año, y desde ese entonces su sonido estaba cimentado en el pop psicodélico de los sesenta. Después de la primera década del dos mil, en las producciones de Barnes y compañía destacó la introducción de líneas electrónicas, y no sólo por usarlas para matizar en los momentos adecuados, si no que hicieron de los estilos electrónicos una de sus herramientas principales para construir cada canción.

Desde sus inicios con of Montreal, la facilidad para mezclar géneros musicales que resulten en una canción pegajosa y particular es un talento muy reconocible en Barnes. Él, quien ha sido el único miembro constante de la agrupación, por lo tanto, líder y principal compositor, ha hecho de su personalidad algo propio del proyecto. Sus álbumes siempre han sido un vaivén de estilos, canción por canción, sin hacer que esto suene impreciso o sin ningún eje rector: este siempre ha estado en la mente de Barnes.

Aunque la psicodelia pop es la reina en sus creaciones, el garage, la música disco y el funk también llegaron a ser protagonistas en diferentes álbumes. Para este 2016 parece que han hecho su intento más grande por introducirse en las aguas profundas del EDM, pues con Innocence Reaches, su catorceavo álbum, la mezcla de estilos musicales está más inclinada hacia los ritmos más bailables e inorgánicos. En este álbum nos vuelven a sorprender, porque ahora es rey es el EDM, lo que lo hace un álbum bailable en general, pero con pequeñas particularidades dispersas en las doce canciones.

Desde la primera canción, “Let’s Related”, el sonido se deja inundar por el EDM, quizás en un intento de modernizar un poco su sonido tan The Beatles. Es una canción que de inmediato vas a querer bailar y corear, sus beats son fáciles de seguir y recuerda a los hits de LCD Soundsystem; es un excelente gancho para seguir escuchando el álbum. De manera similar se conduce “It’s Different for Girls” (primer sencillo del álbum), pero es mucho más rica al escuchar, tiene adornos en las melodías mucho más interesantes y divertidos; además, la letra de la canción –tal como el título señala- habla de las diferencias sociales entre los chicos y las chicas, por lo que es imposible no relacionarla (lírica y musicalmente) con temas como los de Le Tigre.

of-montreal-tour-dates-2016

Después de ese gran inicio, en “Gratuitous Abysses” aparecen guitarra y batería, sucias y desgarbadas, para recordarnos su pasado en el garage; el bajeo hace que el mood musical siga arriba, en una canción enérgica y divertida. La voz se percibe con mucha más forma, está en una zona de confort, pues ya era un estilo domado desde álbumes anteriores.

A continuación, vuelven con el sonido plástico y reluciente, pop a lo Metronomy, muy suave y melancólico. “My Fair Lady” goza de una mezcla muy agradable de pop electrónico, disco y funk. Aunque en la siguiente canción, “Les Chants de Maldoror”, nos cortan un poco la inspiración por las guitarras salvajes con las que inicia, para cuando los versos llegan el bajo pop se apodera de nuevo de la melodía, y así, durante el resto de la canción, oímos una batalla entre el ritmo pegajoso y los matices violentos de las guitarras.

Ya hacia la mitad del álbum podemos darnos cuenta que Barnes no pudo desprenderse de sus orígenes psicodélicos fundamentados en las líneas de guitarra, aspecto que no está nada mal pues mantiene atentos a los viejos fans. Por eso, la introducción de nuevos estilos, aunque interesantes, a veces toma desprevenido al escucha, como en “A Sport and a Pastime”, un tema totalmente electrónico y que desentona con lo que anteriormente se venía escuchando.

Para acomodar las cosas un poco llega “Ambassador Bridge” con un deep house mucho más congruente con lo que le sigue al álbum: “Def Pacts” es de los temas en los que estilos como el nu house se ganan la canción, pero que aun así convive seductoramente en toda la canción con la psicodelia que se guardó para momentos especiales del coro, acompañados de una marcada melodía vocal.

Después de esto pareciera que hay una batalla entre los sonidos clásicos que manejaba la agrupación con los que ahora experimenta: la electrónica noventera. El álbum es un ir y venir de victorias entre el pop psicodélico clásico y los ritmos del EDM.

En “Chaos Arpeggiating” tenemos una bonita entrada folk que conforme avanza la canción se mezcla con una psicodelia melancólica, pero que no acaban de tener una buena consistencia juntas, tanto así que la canción se percibe triste, en general. A “Nursing Slopes” la levanta demasiado la voz aguda de Barnes; alrededor de ella flotan los pocos, pero sutiles, elementos sonoros que componen al tema.

Ya cerrando el álbum, con “Trashed Exes” y “Chap Pilot”, se distinguen los objetivos principales de of Montreal para Innocence Reaches: experimentar con sonidos actuales y populares. La mano rectora de Kevin Barnes es evidente pues su inclinación para crear canciones pop lo han llevado a sumar estos nuevos elementos. Sin embargo, completan el álbum de manera forzada, como si obligatoriamente Barnes hubiera querido que el EDM ganara la batalla (por supuesto que sí).

Hasta ahora, of Montreal cuenta con catorce álbumes de estudio, sin contar los EP’s, sencillos y otras curiosidades. A lo largo de estos podemos evidenciar el talento que tiene Kevin Barnes para la música pop, es por eso que las canciones cumplen como tal. La combinación de los nuevos elementos con los que ya dominaba está bien condensada en los temas, aunque no lleguen a ser propuestas tan innovadoras. A pesar de eso, encontraremos en el álbum varias canciones representativas para la historia de of Montreal y sus característicos experimentos sonoros.

Escucho luego escribo.

Deja un comentario