Marketing, el verdadero villano de Suicide Squad

¿La decisión de crear tanta expectativa con el personaje del Joker es lo que está afectando el recibimiento de Suicide Squad con la crítica y el público?

Escuadrón suicida (Suicide Squad, 2016), una de las películas más esperadas del año, por fin llega a las salas de cine. La historia de los chicos malos de DC Comics salvando el mundo trata de pasar por novedosa y como una gran promesa que pondrá frente a los recientes estrenos de Marvel en la pantalla grande. Sin embargo, el mar de críticas ha sido difícil de sortear y la huella que Batman V Superman dejó no logra desaparecer. Ante todo, Suicide Squad prevalece.

Se puede decir que el trabajo de David Ayer resulta muy bien logrado. La película es graciosa y dinámica. No pierde el tiempo en introducir toda la biografía de cada personaje, sino que logra poder plasmar las bases para ver un desarrollo en cada uno. El montaje por momentos resulta extraño e incluso las acciones de los personajes parecen incoherentes, pero no por ello termina en un fiasco. Recordemos la dificultad que resulta el abordar una historia desde el punto de vista de los “malos” y cómo estos deben tener algo similar al camino del héroe pero cuidando no serlo.

**SPOILER DE BATMAN V SUPERMAN** Tras la “muerte” de Superman (sí: entre comillas) que resultó de todo lo ocurrido en Batman V Superman, Amanda Waller (Viola Davis: Historias cruzadas, How to Get Away With Murder), una agente del gobierno, cree en la necesidad de tener fuerzas similares a las de el hombre de acero para poder defender a la nación e incluso a la raza humana de futuros peligros. Para ello, decide presentar su iniciativa de formar un equipo conformado por algunos de los delincuentes más peligrosos y reconocidos por sus habilidades especialesn: Deadshot (Will Smith), Harley Quinn (Margot Robbie), Diablo (Jay Hernández), Captain Boomerang (Jai Courtney), Killer Croc (Adewale Akinnuoye-Agbaje), Enchantress (Cara Delevingne), Slipknot (Adam Beach), Rick Flag (Joel Kinnaman) y Katana (Karen Fukuhara).

La mayoría del público conoce al personaje de Harley Quinn, ya sea por la gran campaña que ha tenido detrás la película o por la gran relación que tiene el personaje con el Joker —en este caso interepretado por Jared Leto— uno de los villanos más interesantes del cómic, el cine y la televisión.  Suicide Squad refresca un poco el Universo Extendido de DC (DCEU, por sus siglas en inglés). Es decir, esta vez no se trató de Batman y el Joker, sino que se dio la oportunidad de voltear a ver a grandes villanos como Deadshot y Killer Croc. Lo mismo para Captain Boomerang, el personaje desalineado y de segunda, el Diablo, quien conoce las posibilidades de  su poder y teme liberarlo, y Slipknot con su gran habilidad de MacGuffin dentro del relato (quienes ya la hayan visto entenderán).

Como casos especiales se encuentra Enchantress, Rick Flag y Katana. La primera una entidad ancestral —el personaje más poderoso del equipo— que toma posesión del cuerpo de June Moone y se vuelve la amenaza que el escuadrón deberá decidir si quiere detener. Flag es un gran líder militar, amante de Moone. Y Katana una samurái con sed de justicia. Ambos parecen estar del lado de Amanda Waller; pero descubrirán que sólo son otras fichas dentro de su tablero de juego.

Hasta este punto se ha hablado de nombres nuevos y quizás muchos se pregunten ¿Dónde está el Joker? No se puede negar que uno de los grandes ganchos para la película ha sido la esperada interpretación de Jared Leto, decisión que siempre despertó discusión por parte del público que defiende que él no estaba preparado para ese papel o que el personaje permanece inalcanzable tras la interpretación de  —agregue su Joker favorito: Jack Nicholson, Heath Ledger, etc—.

La realidad es que como elemento de publicidad y marketing, la notoriedad del Joker fue muy buena, aunque desatinada. Desde Batman V Superman, Warner Bros ha desarrollado grandes campañas detrás de sus estrenos de superhéroes, alzando la vara cada vez más y dejando caer al público con el resultado final, cosa que las críticas ni los fanáticos perdonan tan fácil. En este caso el personaje de Leto tiene algunas de las escenas más destacadas, las cuales valen mucho la pena y nos develan los orígenes de su relación con Harley Quinn; mas no por ello la productora debía vender al personaje como lo más importante e imperdible.

Más que el final del DCEU, la película de David Ayer puede ser el punto de partida para que ese universo continúe creciendo con un estilo totalmente de DC, alejándose de los personajes ya conocidos y dando la oportunidad de nuevas posibilidades de historias. La escena después de los créditos lo confirma. Suicide Squad no será la película que se esperaba, pero es una agradable esperanza.