Endtroducing… DJ Shadow y su obra maestra del reciclaje.

Con Endtroducing..., DJ Shadow logró uno de los álbumes mas originales de los últimos veinte años y un triunfo irrepetible.

DJ Shadow

Endtroducing…

Mo’Wax; 1996

Hay un dato sobre Entroducing…, de esos de cultura general, que parece opacar constantemente su verdadera grandeza. A saber: que el álbum debut de DJ Shadow está construido enteramente por samples. (Incluso tiene el récord Guiness como el primer disco de esta naturaleza). Es decir, Josh Davis (su nombre real) compuso un álbum entero únicamente con muestras de sonido de otras grabaciones, las cuales tomaba, cortaba, acomodaba para darle ritmo, melodía o efectos a su propia obra.

Esto haría parecer que en pleno 1996, año en que apareció el disco, el sampling era toda una novedad. Claro que esto no era cierto. Ni si quiera era una novedad dentro del circuito del hip-hop, donde llevaba cerca de veinte años practicándose, incluso como parte esencial de su origen.

Desde sus inicios en los tiempos de la música concreta, tanto en su paso por el minimalismo, el fusion jazz y el psicodélico, hasta en su aporte primordial a la creación del hip-hop, el sampling ha representado un tipo distinto de creación. Una especie de reciclaje sonoro, donde a partir de un pequeño fragmento de un original, se crea otro. No se trata sólo de tomar prestado. Las posibilidades son infinitas, como DJ Shadow (y otros tantos) lo ha demostrado.

Tomar en cuenta esto nos abre la puerta para entender a Endtroducing… y su importancia. Para su creación, Davis se tomó dos años recopilando samples y modificándolos. El equipo utilizado fue mínimo, y, prácticamente, el disco fue producido casi en su totalidad con el sampler Akai MPC60. Un aparato, muchos sonidos y, claro, una mente creadora.

Lo primero que denota esta forma de hacer música, es la enorme cultura musical de quien lo lleva a cabo. DJ Shadow fue siempre un ávido coleccionista de discos de vinil, los cuales adquiría en viajes a distintas tiendas especializadas. Se dice que ha llegado a tener más de 60, 000. Estamos hablando de una fonoteca andante, a quien no le resulta difícil tener acceso a un sinfín de sonidos para utilizar en sus creaciones.

Josh Davis nació en 1972, casi al mismo tiempo que el hip-hop, por lo que seguramente en su infancia y adolescencia se vio influenciado por los éxitos de Grandmaster Flash y Afrika Bambaataa. Comenzó a experimentar con los samples es la preparatoria y se convirtió en DJ durante su estancia en la universidad. Durante este periodo desarrolló su estilo experimental, claramente influenciado por el hip-hop de los setenta, pero que además manipulaba con maestría géneros como funk, rock, jazz, soul y ambient.

Después de conseguir un contrato con la disquera británica Mo’Wax, sus primeros sencillos vieron la luz en 1991. El que más sobresalió de ellos fue “In-Flux”, de 1993. El estilo de Davis era tan particular, que el crítico Andy Pemberton acuñó el término trip-hop (tan asociado con los fríos parajes de Bristol) para describir su música.

DJ Shadow comenzó la producción de Endtroducing… en 1994. Su apartamento fue el lugar elegido. El equipo necesario era muy poco: una grabadora Alesis ADAT, una tornamesa Technics SL-1200 y el Akai MCP60, sampler que fue utilizado prácticamente en la totalidad de la composición. Además, claro, estuvieron los miles de vinilos que Davis había coleccionado desde años atrás.

La materia prima utilizada para crear Endtroducing… incluye una vasta cantidad de géneros, desde hip-hop, jazz y funk, hasta rock psicodélico y heavy metal. También se pueden escuchar fragmentos de diálogos de diversas películas (sobre todo de horror underground) y entrevistas grabadas. Davis tenía como regla utilizar samples de música lo menos popular posible, aunque también podemos escuchar fragmentos de canciones de artistas muy populares como Björk y Metallica (eso sí, difíciles de reconocer).

Ahí radica otra parte del encanto de este álbum. Josh Davis es un auténtico amante de la música, y su afición por los discos viejos no es casual. Cuando entró al sótano de una tienda de discos (la misma que aparece en la portada) se encontró, como él mismo dice, con una “pila de sueños rotos”. Montones de álbumes desconocidos para prácticamente todos. Muchos de ellos terminaron siendo parte de Endtroducing. DJ Shadow desenterró estos tesoros olvidados y los resucitó para millones de escuchas. Y eso, creo yo, es algo que se siente a la hora de escucharlo.

Endtroducing… salió a la venta el 19 de noviembre de 1996. La respuesta de la crítica fue contundentemente favorable. Parecía que el mundo estaba ante algo completamente nuevo. No cualquiera altera de esa forma el concepto de la creación musical con un solo álbum. Pero, más allá del acto de reciclar los sonidos para darles un nuevo sentido, Endtroducing… representa una concepción única y diferente de la música. Fue además, abridor de brechas, llevando el hip-hop a terrenos diferentes, entre los fans del rock y la electrónica.

DJ Shadow se convirtió en el héroe que el hip-hop nunca esperó, dándole una nueva dimensión. (¡Un disco de hip-hop instrumental!). Llevó el sampling a su forma artística más elevada, presumiblemente definitiva. Una sinfonía hip-hop, llena de colores y elementos dramáticos que se van revelando con cada escucha. Endtroducing… tiene una espiritualidad extraña, intensa, a pesar de haber sido construido con una máquina, y ahí radica gran parte de su originalidad. Quizá esté construido mediante una técnica hip-hop, pero suena a tantas cosas que resulta inclasificable. (Davis se ha dedicado a moverlo de la sección de electrónica a la de hip-hop en su tienda de discos local durante años).

Endtroducing… es, también, un disco extraño. Aunque su melancólico sonido es más comúnmente asociado con ciertos artistas ingleses (Massive Attack, Tricky), no es difícil imaginarlo sonando en las playas de California (de donde Davis es originario) o en un club raver. Una obra maestra (con todas las reservas que requiere el término) que requiere ser revalorada constantemente. Veinte años después, nadie ha logrado hacer un álbum que suene igual. Tristemente, ni siquiera el mismo DJ Shadow.

Para los más curiosos, aquí una lista completa de todos los samples usados en el álbum.