PJ Harvey: la artista

Del 16 de enero al 14 febrero de 2015, PJ Harvey hizo de la grabación de su nuevo álbum de estudio, una instalación artística. La cantautora, junto con su grupo de músicos colaboradores, productores y demás gente que asistió técnicamente la grabación, conformaron lo que después llamaron “Recording in Progress”. Consistía en un espacio insonorizado y limitado por vidrio unidireccional, lo que permitía la total concentración de los músicos mientras grupos de personas observaban desde afuera por periodos de 45 minutos para ser testigos del proceso creativo de The Hope Six Demolition Project, noveno material discográfico de la artista.

Retrocedamos en el tiempo: el nombre completo de esta cantante, compositora, escritora, multi-instrumentista y poeta es Polly Jean Harvey; nació en 1969 en Dorset, Inglaterra y le debe su iniciación en la música a sus padres, quien a ella y a sus hermanos les hacían escuchar rock, jazz y blues. A sus 23 años de edad lanzó el primer material en su carrera musical, estando ella como figura central. Dry es un disco embriagante; desde los primeros 10 segundos la embelesante voz de Harvey embriaga al escucha para quedarse con él durante cerca de 40 minutos. Desde este momento, PJ Harvey fue atendida por la prensa especializada de aquella nación.

Luego vino Rid of Me (1993), álbum que, como su antecesor, contenía mucha de la actitud que caracterizaría al grunge y emanaba energía tal como la del no wave, sin dejar de ser poderosamente rockero. PJ Harvey sorprendió desde el inicio por los temas tan naturalmente retomados en sus canciones: sexo, amor, religión, feminidad, odio.

Hasta este momento acompañaban a Harvey Rob Ellis e Ian Oliver, haciendo del proyecto un trío, pero para la tercera producción ambos lo abandonaron; así comenzó la carrera solista de Polly Jean, estrenada con To Bring You My Love en 1995. Recibió muchas buenas críticas, incluso se consideró una obra maestra. La cantante regresaba a sus orígenes musicales y el blues tuvo un gran peso en el estilo de este material que presume de ser más oscuro que enérgico.

En 1998 vino lo que ella consideró su mejor trabajo hasta el momento; sin embargo, la prensa especializada opinó lo contrario. El álbum de aquel año se llamó Is this desire? y fue el objeto de experimentación de PJ Harvey, pues manejó un rock misterioso y extraño; los elementos electrónicos que utilizó desconcertaron a quienes se habían enamorado de su energía anteriormente.

Tal vez quiso variar en ser tan explosiva y atrabancada, quizás quería probar que también podía ser “seria” y hacer melodías bellas y tranquilas. Pero como de pruebas y errores se aprende, las canciones menos arrebatadas llegaron para el nuevo siglo; en 2000, PJ Harvey editó el Stories fron the City, Stories fron the Sea, álbum que puede ser englobado dentro del rock alternativo. En él, Harvey retomó la forma honesta de proyectar su voz y sus letras: se puede decir que este es el álbum con el que vemos su verdadera madurez musical.

A partir de aquí, PJ Harvey ha utilizado sus recursos de manera más inteligente que visceral, dejando atrás ese arrebato de juventud para pensar más en emociones, matizándolas con melodías fuertes pero prudentes. Así fue en Uh Huh Her (2004) donde, aunque regresa a ese rock agresivo, se nota el crecimiento.

Para 2007 dio rienda suelta una vez más a su parte más delicada y realiza un álbum donde el componente principal es el piano. Baladas dulces y un tanto dramáticas son las compiladas en White Chalk. Su voz esta vez da preferencia a las tonalidades más altas y adereza así las temáticas de muerte, dolor y olvido con que provoca al escucha esta vez.

PJ Harvey, radio review

Let England Shake (2011) fue una explosión creativa de la artista, pues una vez más se lanza a ir más allá de su zona de confort e incluye en este material, además de las guitarras distorsionadas que ya le conocemos, nuevos instrumentos (el arpa y la cítara) y hace un folk inquietante y oscuro; folk que habla del mundo, la guerra, la muerte y el pasado.

PJ Harvey, mujer atrevida que no ha retrocedido nunca sobre los pasos dados para el autoconocimiento musical. Extrovertida, tanto en composiciones como en estética, porque para cada álbum tenía una nueva imagen para presentar al público. Sincera en sus letras y forma de trabajo, pues se hizo de un equipo con el que confiadamente supo elaborar sus suertes musicales.

Con 45 años de edad y más de veinte como músico, cuenta con una lista discográfica extensa, pues incluye álbumes oficiales de estudio, singles, EP’s, demos, sesiones en vivo, compilados y discos en colaboración: PJ Harvey es una artista que aún continúa descubriendo. La música no es el único campo artístico en el que se ha desarrollado, pues editó un libro de poemas en 2015 (El hueco de la mano), ha contribuido en el soundtrack de películas, ha sido actriz, diseñadora editorial y productora musical. Entre las personas con las que ha colaborado musicalmente están Nick Cave, John Parish, Björk, Thom Yorke, Josh Homme, y otros.

Harvey no ha tenido miedo de probar (y probarse) en las posibilidades que le da el hacer música. Nació como una estrella de rock glamorosa; su estética atrevida, pero muy femenina, la enrollaron en un campo aparte de otras cantautoras y artistas femeninas de la época y no está demás decir que se superpuso a la imagen de rockero desaliñado que preponderó en la época. Ha recibido nominaciones para los Premios Grammy, los Brit Awards y los Mercury Music Prize; ganó este último en 2001 y 2011. ¿Por qué no hablar de ella como se habla de los Gallagher, Damon Albarn o Jarvis Cocker?

Su trabajo ha sido honesto y personal, ha tomado las riendas de su carrera con seriedad, y, a 23 años del lanzamiento de Dry, estamos seguros que The Hope Six Demolition Project será muestra de ese recorrido por la vida desde su perspectiva siempre sensible y humana. Este álbum tiene fecha de lanzamiento del 15 de abril, bajo el sello Island Records.

Escucho luego escribo.

Deja un comentario