Batman V Superman: Primer tráiler de Justice League

Batman y Superman, dos personajes que siempre dan de qué hablar, y hoy en día son tan importantes en la cultura popular, que sería difícil concebir el siglo XXI sin ellos. Cómics, series de televisión, películas (algunas buenas y otras no), gorras, playeras, muñecos de acción, estatuillas de colección, parques temáticos, centros comerciales, todo puede estar impregnado de los más famosos personajes de DC Cómics. Lamentablemente no fue el caso de Batman V Superman: Dawn of Justice.

Desde la trilogía de Batman bajo la dirección de Christopher Nolan y continuando en el 2013 con Man of Steel, la Warner Bros. comenzó con una nueva propuesta por adaptar el Universo del cómic de DC dentro del ámbito cinematográfico, buscando un mayor grado de verosimilitud con la realidad. Batman V Superman: Dawn of Justice representa el primer escalón de un plan mayor en la producción de películas de superhéroes para la productora.

Sin ser una secuela directa de Man of Steel, Batman V Superman muestra los daños colaterales tras la pelea entre el General Zod (Michael Shannon) y el hijo de Krypton (Henry Cavill). Gastos millonarios a la ciudad, gente aterrada y preguntas filosóficas sobre el lugar del ser humano en el universo  son el resultado de dicho enfrentamiento.

Entre todo el caos, Bruce Wayne (Ben Affleck) se encuentra en ciudad Metrópolis  y es testigo de cómo se derrumba uno de sus edificios durante la gran batalla alienígena. Enojo e ira son dos sentimientos que llevarán a un gran número de la población (entre ellos Batman) detestar y temer a Superman. Dentro de la trama, Lex Luthor (Jesse Eisenberg) se encuentra interesado en ambos justicieros y se entrometerá en su camino para hacer que entre ellos mismos se eliminen, denotando que tiene un panorama mayor de la situación y del incierto futuro del planeta.

Sin mucho contexto de por medio, la cinta se percibe en algunos momentos cortada y confusa. Por un lado se muestran fragmento del ya conocido inicio de Batman y, por el otro, algunos vistazos sobre la vida personal de Clark Kent en los que se involucra su interés amoroso Lois Lane (Amy Adams), quien resulta ser mejor detective que el mismísimo murciélago de Ciudad Gótica.

La cinta se puede resumir como un gran tráiler de lo que será la entrega de la Liga de la Justicia. Todo en la película apunta a la creación de la Liga, desde los sueños premonitorios de Batman, hasta los constantes guiños de la existencia de otros “metahumanos”.

Aun con todo el pesimismo que se pueda leer en estas líneas, hay algunos detalles que se tienen que resaltar. La firma de Zack Snyder está presente, si algo (como siempre) es bien logrado en sus películas son las secuencias y efectos de acción, aunados a una fotografía oscura que crean una ambientación muy distinta a otras películas del género y que se integra muy bien al universo de DC.

Jesse Eisenberg muestra a un Lex Luthor brillante, aunque joven y un poco maniático. El personaje llama la atención por su complejidad, aunque sus motivos concretos permanezcan misteriosos durante todo el desarrollo. Wonder Woman también sobresale del cast. Gal Gadot es la representación de lo heroico dentro de la película:  sin pensar en sus propios asuntos, salta a la batalla con el peligro; un personaje de acciones, más que otra cosa.

Hay una cosa en la que hay que ser sinceros y es que esta reseña no va a cambiar su idea de ir al cine y ver la película; sea fanático o no, la simple idea de que dos grandes personajes de nuestros tiempos tengan una nueva aparición en el cine tiene suficiente peso para incentivar a cualquier persona a pagar un boleto de entrada.

Habrá que recordar que hoy en día, Marvel ha definido la media de películas de superhérores, por lo que una recomendación sería desapegarse a esa idea y abrirse a las posibilidades que presenta DC, aunque si quieres hacer un adelanto de la Liga de la Justicia, lo mejor sería hacer eso mismo, un adelanto y no toda una película que no encuentra su forma completa.

Deja un comentario