Def Jam Recordings: De NY para el mundo

¿Qué tienen en común Josh Radnor, Mark Ronson, Anne Hathaway, James Franco y Martin Scorsese? Que todos pasaron por la Universidad de Nueva York. Yo sé que es un dato que no les va a cambiar la vida, e incluso muchos dirán “¿a quién le importa?” y, exactamente, a nadie le importa. Esa misma actitud tenía Rick Rubin a la hora de vaciar su dormitorio en esa misma Universidad e instalar su propio sistema de audio y grabación, idea que se sellaría bajo el nombre de Def Jam Records.

Es en la habitación 712 donde Rick Rubin, sin saberlo, decidió crear uno de los sellos discográficos más influyentes hasta la actualidad. Su premisa: crear algo bueno para compartir con sus amigos. Un vistazo al pasado nos remonta a una Nueva York en la que el breakdance y el beatbox encontraban su lugar en cualquier parque o estacionamiento, dentro de los edificios y clubes; la gente buscaba ritmo para fiestas que poco a poco se volvían más salvajes.

Rastros de la subcultura generada por minorías que vivían en Nueva York en la década de los setenta comenzarían a dar pie a un nuevo estilo visual y sonoro, en el que la consagración del beat como base rítmica dotaría de alma a las tocadas y presentaciones de DJ. Hip-hop, rap, funk y mucha de la onda del West Coast permeaba las nuevas propuestas musicales.

Def Jam Recordings nace en 1984 y no es sólo el trabajo de Rubin: Russel Simmons se une al proyecto. El primero tenía conocimiento sobre la grabación y producción de un álbum a partir de su relación con 99 Records (sello productor originado en 1980) mientras que Simmons ya se encontraba dentro del negocio de la música desde la década de los setenta.

Def Jam Records debutaría como el primer sello discográfico de hip-hop, luego de que Rubin buscara a Jazzy Jay y le propusiera realizar una grabación juntos. El primer sencillo que logran lanzar lleva el nombre de “It’s Yours” y resulta de una colaboración entre Jay y Clarence Ronnie Keaton, mejor conocido como T La Rock.

Posteriormente, Def Jam comenzaría a ganar fama y tendría la idea de impulsar a sus propias estrellas, de ahí que decidieran lanzar el sencillo “I Need a Beat” de LL Cool J en 1984; así como “Rock Hard”, sencillo de los Beastie Boys, hijos de la visión en la que Rubin y Simmons vertían sus ideas.

Con un par de pasos dentro de la industria, Def Jam Recordings pasa a tener un contrato de distribución con Columbia Records en 1985. Posteriormente, y con bastante éxito, Lyor Cohen toma la dirección del sello discográfico en 1988, siendo este reconocido en el ámbito del hip-hop y el rap para ese entonces. Dicho evento lleva a Rubin a salir de la compañía en 1989 para formar el sello Def American.

Más allá de hablar de buenas o malas ideas, lo que comenzó como una idea entre amigos resultó en uno de los elementos de la música más influyentes de América. Hoy en día, Def Jam es parte de Universal Music Group, empresa que se ha encargado de moldearlo y combinarlo con otros modelos que responden a un mercado actual.

Rihanna, Kanye West, Shakira, Lady Gaga, por decir algunos de los más conocidos, han pasado sin dudas por los resultados que Def Jam dejó en el mundo y continúa haciendo eco de lo que en principio era un sonido marginal y hoy es un capítulo más de la cultura americana.

Deja un comentario