Jack White y su dominio de la industria musical

Las grandes figuras musicales que comenzaron lo que se bautizó como rock han muerto o quedan muy pocas que, irónicamente, aportan nuevos sonidos a la escena mundial, al contrario de los nacidos en esta época. Pocos son los personajes musicales que han trascendido en el siglo XXI, ésos que podemos decir están generando una nueva tendencia tanto en la industria como en la música.

Es cierto: muchos de los que ahora categorizamos como “grandes” tuvieron sus comienzos en un moribundo siglo XX, en el cual la forma de concebir, distribuir e incluso componer música sufrió grandes cambios. Pero hay un personaje —porque prácticamente eso es— que con recursos del siglo pasado ha ido creando todo un mito a su alrededor, no solo arriba del escenario, sino en todo lo que rodea lo que hoy en día significa ser un artista nieto del rock.

La historia es ya muy conocida. Jack y Meg White arrasaron el final de la década de los noventa, y buena parte de la primera década del siglo XXI, con seis álbumes de estudio, muchos sold out, algunos cuantos Grammy, giras internacionales, reconocimientos de todo tipo y mucha polémica, destrozando la banda en el 2009, con mucha responsabilidad de la figura masculina del dúo: Jack White.

Pero antes del declive de la banda que le dio la fama necesaria para ser considerado un grande, Jack White no cerró sus posibilidades y diversos proyectos fueron tomando forma a la par del nuevo siglo. Por un lado sus bandas alternas: The Raconteurs, formada en 2006 con la peculiaridad de ser fruto de la amistad de Brendan Benson (miembro de la banda) y White.

Con dos discos —y la posibilidad de un tercero—, pequeñas giras y algunos éxitos en las listas de popularidad, Jack White emprende otra aventura llamada The Dead Weather, una “superbanda” formada en 2009 con Alison Mosshart de The Kills, Jack Lawrence de The Raconteurs, y Dean Ferrita de QOTSA. Han grabado dos álbumes de estudio y uno en directo, todos firmados en la disquera de Jack White (Third Man Records), los cuales los llevaron a pisar los principales festivales y escenarios del mundo.

Jack White nunca ha tenido un no, en cuanto a la industria musical se refiere. Después de haber estado en la cima de la industria discográfica con Elephant (2003), cuarto álbum de estudio de The White Stripes, White podía hacer lo que quisiera; firmar de por vida con cualquier disquera, libertad creativa al componer, giras alrededor del mundo, glamour y demás elementos que cualquier chico de Detroit soñaría; pero no se conformó con eso: quiso tener el control de todo.

En 2001 Jack White emprende Third Man Records, disquera que poco a poco tomó fuerza y adeptos. En 2009 tomó forma física en Nashville, Tenessee. Un gran bloque negro de concreto la resguarda; una tienda de discos, un pequeño cuarto de ensayos que en ocasiones sirve como lugar de conciertos —bautizado como The Blue Room— que fue inaugurado por The Dead Wheater en 2009 y un estudio de grabación conforman su modesta disquera.

La peculiaridad de este sello es su dedicación artesanal al CD, vinil o cualquier otro formato en donde decidan respaldar la música que ahí se genera, remasteriza o rescata, todo esto estrictamente supervisado por Jack.

Después de esta fiebre de proyectos, Jack decide crear más música, ahora sí con el control absoluto de cada nota y acorde generado. En 2012 publica Blunderbuss,su primer trabajo solista y muestra una cara diferente de Jack White: sí, con su guitarra como protagonista en la mayoría de los tracks, pero con una delicada revisión del pasado folk que le gusta resaltar. Dos años después surge Lazaretto,que lleva el mismo corte, pero con un sonido más pesado que nos lleva a recordar toda esa evolución que tuvo en la primera década del siglo.

¿Jack White es un grande de esta época? Indudablemente. No sólo retomó elementos del hard rock de los setenta, sino que los adaptó y generó toda una corriente que hoy está dando frutos en diversas escenas del mundo. Su soberbia, extravagancia, perfeccionismo y anhelo del pasado son sus virtudes que hoy en día lo mantienen en la cima, y al parecer no piensa bajarse en un largo tiempo.

@JRoilan

CEO en Afónica Magazine l Periodista musical l Productor Audiovisual

Deja un comentario