The 5tory of the 5ecret 5tar 5ystem

Una forma muy efectiva de promocionar un nuevo sencillo en estos días es con el lanzamiento de múltiples audiovisuales derivados de ello. Lyric Video, Short Video y el videoclip mismo han sido un arma bastante útil para darle eco a las nuevas producciones musicales de los artistas en la industria.

Hoy en día es algo común esperar el video de la rola nueva de tu artista favorito. Ya no es solo la canción, sino esta idea de “video + sencillo” que predomina en una época en donde Youtube, Vevo y Vimeo controlan el mundo audiovisual musical.

La evolución fue muy marcada; desde sus comienzos, el surgimiento de MTV y con la entrada al siglo XXI, el videoclip evolucionó en dos vertientes de las cuales hoy en día una domina sobre todas: el tratar visualmente una historia completamente diferente a la letra o la música de la canción que musicaliza al video.

Historias planteadas en cuatro minutos y algunos segundos son la forma de reinterpretar el trabajo musical de un artista, pero, ¿qué pasa cuando el músico decide adaptar visualmente sus canciones?

En 2003, los franceses Thomas Bangalter y Guy-Manuel de Homem-Christo, o sea Daft Punk, plantearon un mundo nuevo partiendo de los beats del segundo disco de su carrera, Discovery (2001), considerado como un álbum conceptual, uno de los pocos en tener ese tratamiento en la música electrónica.

Interestella 5555 fue el nombre de la película que estos dos músicos escribieron y produjeron al lado de Kazuhisa Takenouchi; la dirección estuvo a cargo de Leiji Matsumoto y Kazuhisa Takenôchi, quienes crearon todo el universo en torno a las ideas del dúo francés en los estudios Toei Animation.

Lo curioso de este material es que su lanzamiento fue posterior a la salida del disco, en un momento donde Daft Punk tenía todos los reflectores encima por la forma en que su trabajo estaba cambiando la perspectiva de la música electrónica en el nuevo siglo.

¿Su lógica de promoción estaba al revés? Por supuesto que no; simplemente, la idea de darle una narrativa a su música fue lo que hizo que Interestella 5555 fuera una realidad. Dos años después del lanzamiento de Discovery, sale a la luz este filme que es contado a través de cada canción del disco, fragmentada; bien podía haber sido contada en clips separados, que es lo que parece al verla de manera consecutiva. Comenzando con el sencillo más representativo del dúo, “One More Time”, seguida de los demás tracks que componen el álbum, consiguiendo que en ese momento Daft Punk obtuviera el título de una gran “banda” en la industria musical.

No era nuevo ver películas basadas en el disco de una banda. Décadas atrás, Pink Floyd hizo lo propio con The Wall, al igual que The Who con Tommy. Lo trascendente de Interestella 5555 es la época en donde surge, momento en el cual MTV estaba en la cima de la difusión de videoclips musicales y la electrónica vivía su mejor momento, además de pensar este filme como pequeños videoclips que en solitario tienen cierto sentido, pero cuando los ves en conjunto, la línea narrativa toma un sentido mayor.

Daft Punk siempre se ha caracterizado por el peso que intentan dar a sus videoclips, concibiéndolos no como una herramienta de difusión de su música, sino como un complemento indispensable de lo que tratan de transmitir al público con sus beats, siendo el videoclip la manera perfecta de hacerlo.

@JRoilan

CEO en Afónica Magazine l Periodista musical l Productor Audiovisual

Deja un comentario