Spike Jonze: el hombre de las ideas

Vaya que los noventa fueron una época extraña. La paranoia de fin de siglo parecía dividir al mundo entre aquellos que vislumbraban con alegría el nuevo milenio y comenzaban a usar ropa plateada y a pintarse el cabello de colores poco ortodoxos; o quienes sentían nostalgia por épocas pasadas y se negaban a imaginar las probabilidades de los nuevos tiempos. Cambio contra estabilidad.

El videoclip no escapó a esta contradicción. La década de los ochenta vio la consolidación e industrialización de esta joven forma expresiva. Lo que en un principio era accesorio para una canción, ahora parecía imprescindible. Las cantidades de dinero que las compañías disqueras invertían en un videoclip eran cada vez más exorbitantes.

Sin embargo, los noventa se destacaron por las sencillas pero grandes ideas. Ahí estaba Jonathan Glazer con sus ilusiones y efectos especiales, o Chris Cunningham con sus extrañas criaturas. Pero había alguien llamado Spike Jonze que gustaba de ver hacia el pasado y traer lo mejor de él al (en ese entonces) presente. Era el hombre de las ideas aparentemente más sencillas, pero tremendamente innovadoras.

Ese hombre nacido en Maryland se pasó la década entera trabajando con algunos de los músicos más influyentes de ese entonces. Después decidió dar el gran paso a la pantalla grande, donde ha mostrado cuatro de las películas más interesantes y originales de los últimos quince años: Being John Malkovich (1999), Adaptation. (2002), Where The Wild Things Are (2009) y Her (2013). Fue productor de Jackass y es director creativo en Vice. Tiene su propia compañía de skateboarding y compuso “The Moon Song” junto a Karen O. Ha dirigido galardonados comerciales y hasta sale en The Wolf of Wall Street (Martin Scorsese, 2013).

En su trabajo de videoclip, Spike Jonze fue uno de los mejores exponentes durante los noventa, e incluso hoy nos sigue sorprendiendo. Su estilo se caracteriza por explotar al máximo ideas que en manos de alguien más parecerían absurdas. El imaginario audiovisual estadounidense cobraba nuevas y disparatadas formas gracias a él. Jonze parece tener una extraña obsesión con el pasado, gente bailando, el sonido diegético y la cámara en mano en un estilo casi documental. Un hombre de una creatividad salvaje y un humor irónico que logró sintetizar el cambio de siglo como pocos. Un verdadero artista contemporáneo.

Aquí, una selección de videoclips de Spike Jonze imprescindibles para la vida. Bueno, no, pero deberías verlos.

Weezer – “Buddy Holly”

Idea. ¿Cómo sería una parodia de un programa musical cincuentero con Weezer como invitado musical?

Resultado. Una tierna e hilarante sátira donde la diversión es sana y lo más rudo del mundo es bailar y quedarse con las chicas en un restaurante. Weezer le debe su fama a este videoclip.

Beastie Boys – “Sabotage”

Idea. ¿Y si hacemos una parodia de los programas setenteros de policías con los Beastie Boys como protagonistas?

Resultado. “Sabotage” debe ser uno de los videos más icónicos de la historia. Una trama aparentemente inconexa, persecuciones ridículas y los nombres ficticios de actores más divertidos del mundo.

Björk – “It’s Oh So Quiet”

Idea. ¿Si hacemos una parodia de los musicales clásicos pero con Björk saliendo de una tienda de llantas?

Resultado. Sí, una parodia más. Este video es una muestra de la gran sensibilidad de Jonze para el ritmo. La canción baja de intensidad y Björk canta tranquilamente en cámara lenta, pero cuando explota todos bailan con ella y los buzones cobran vida.

Daft Punk – “Da Funk”

Idea. Un perro que habla y escucha a Daft Punk en una grabadora.

Resultado. Aunque sea protagonizado por alguien con cabeza de perro, este video parece hablarnos de cosas realmente profundas. Una pierna rota, los niños que se burlan, un posible interés amoroso. La combinación es sumamente humana y conmovedora.

The Chemical Brothers – “Elektrobank”

Idea. ¿Por qué no juntar la gimnasia rítmica con el big beat de los Chemical Brothers?

Resultado. Sofia Coppola pre-directora protagoniza este video donde imagen y sonido se sincronizan para crear una experiencia sensorial. La sencilla historia es lo de menos cuando lo audiovisual cobra su debida importancia.

Fatboy Slim – “Praise You”

Idea. ¿Qué pasaría si creo un grupo comunitario de danza ficticio, organizamos una presentación espontánea en un lugar público y lo grabamos?

Resultado. Uno de los videos más originales de la historia y una muestra ejemplar de que la creatividad no necesita de grandes presupuestos. El mismo Spike Jonze protagoniza como Richard Koufey, alter ego que lidera el Torrance Community Dance Group. El grupo toma por asalto las afueras de un cine y hace gala de sus “mejores” pasos de baile. Aplausos de la gente. Un performance callejero y dos cámaras son suficientes para revolucionar el videoclip. Observa y sonríe.

Fatboy Slim – “Weapon of Choice”

Idea. ¿Qué tal si contratamos a Christopher Walken y lo hacemos bailar?

Resultado. Christopher Walken en un lujoso hotel, ataviado con un elegante traje, es un escenario improbable para una canción como “Weapon of Choice”. Sin embargo, eso es lo que hace al video tan bueno. Los pasos de baile del actor no están nada mal para un hombre blanco de su edad. ¡Hasta vuela!

Weezer – “Island in The Sun”

Idea. ¿Qué pasaría si ponemos a los de Weezer a convivir con animales domesticados y salvajes?

Resultado. Uno de los videos más tiernos que podrás ver en tu vida. Rivers Cuomo cargando a un oso bebé. Perritos y gatitos. Un chimpancé que vuela por los aires. Una jirafa. Y la música proporcionando el tono perfecto. Como dicen por ahí: “aww”.

Yeah Yeah Yeahs – “Y Control”

Idea. Juntar a un montón de chamacos y ponerlos a hacer cosas que parezcan de una película de terror de Serie-B.

Resultado. Spike Jonze sabe cómo hacernos morir de ternura. Karen O y compañía conviven con una especie de secta satánica formada por niños malignos. Manos cortadas, perros muertos y tripas falsas. Niños destructivos que, al final, deben ir a dormir.

Björk – “Triumph of a Heart”

Idea. ¿Y si Björk estuviera casada con un gato?

Resultado. Un video tan surrealista como genial. Al gato viviendo como humano se suma el bar donde los consumidores comienzan a hacer ruidos que se convierten en música, para después todos cantar “Triumph…” como si se tratara de un karaoke colectivo, Björk incluida. El baile final y el corazón que rodea a la pareja hacen de lo kitsch una genialidad.

LCD Soundsystem – “Drunk Girls”

Idea. ¿Qué tal si reunimos a los miembros de la banda, que unos hombres disfrazados de pandas les hagan de todo y lo grabamos?

Resultado. Ver a James Murphy vestido de mujer y casi destruido por una pandilla de pandas es lastimoso pero sumamente divertido. Un plano secuencia brillantemente improvisado y ejecutado. Poder escuchar todo lo hace mejor aún. Debió haber sido la grabación más divertida de la historia.

Arcade Fire – “Afterlife (Live at The YouTube Music Awards)”

Idea. ¿Qué pasaría si, en una ceremonia de premiación en vivo, Greta Gerwig baila mientras Arcade Fire toca en vivo y lo grabamos como si fuera un videoclip?

Resultado. Una de las ideas más descabelladas de Spike Jonze, pero sorprendentemente bien realizada. Cuando uno lo ve, es difícil creer que todo fue en vivo, lo cual lo dota de una emoción poco usual.