The Great Pretenders de Mini Mansions

Mini Mansions

The Great Pretenders

Capital Records; 2015


Sin querer iniciar de una manera por demás pretenciosa, el disco que los oriundos de California han hecho es uno de los mejores –si no es que el mejor- del primer trimestre de 2015. Que cualquier fan de otra banda aviente la primera piedra.

Pero por ahora no nos ocuparemos de eso; regresemos al disco…

Tomaremos como premisa que The Great Pretenders es un disco pop, uno de pop californiano y que, sin mucho temor a decirlo, estos malditos angelinos saben cómo hacer buen mercado.

Quién sabe que tendrá ese estado, –guiño, guiño- pero de que conocen el modo de vender las cosas, lo conocen. Y el pop ha sido una de sus banderas en la “nueva” generación musical que ha venido gestándose desde hace unos ayeres. Podemos decir que esta ola se acentúa un poco más con la llegada de Katy Perry a la escena internacional –afortunada o desafortunadamente- ya que crea un boom sonoro que logra hacer demasiada mella en las bandas que emergen en esos años (2008-09); obviamente hablamos de las enfocadas en dicho sonido.

Aclarado eso, los Mini Mansions han alzado la mano con un trabajo diferente pero que ciertamente no se despega de sus raíces “angelinas”. La banda está conformada por Tyler Parkford, Michael Shuma y Zach Dawes. Esta es su segunda placa de estudio, el primero fue un homónimo en 2010, que se produjo, quizá, debido al receso que tuvieron los QOTSA después de su afamado Era Vulgaris (2007) ya que,dicho sea de paso, Shuma era un recién ingresado en la alineación oficial de la banda de Josh Homme como bajista.

¿Cómo se las arreglaron los Mansions para mantenerse presentes hasta ahora?

Habrá que ser sinceros; poco se había escuchado de su regreso hasta el (no) lanzamiento de su sencillo con el bien querido Alex Turner, y, si bien “colgarse” de la fama ajena nunca ha sido malo, -y no lo será ahora- si es algo que al paso del tiempo generará algunas cuentas que deberán saldar con trabajo o un sonido que se habrán de encargar de acuñar como propio.

¿Lo lograron con su The Great Pretenders?

No. Gestar un sonido “hecho en casa” siempre es difícil y, aunque han hecho un intento endemoniadamente bueno, no siempre se logra el cometido (y probablemente no dejarán de ser una sideband pronto). ¿Será lo que pretendían?

The Great Pretenders es un gran disco. Tiene de todo: su producción es bastante impecable, y sin duda tiene un sonido que será muy fácil de trasladar a un escenario. Claro, además de contar con varios ganchos: en “Death Is a Girl” tienen la publicidad; en “Vertigo (w/Alex Turner)”, la bien lograda; y en “Fantasy” tienen la de secuencia de culto. También sobresalen “Honey, I’m Home” y “Mirror Mountain”. ¿Qué más podrían pedir? ¿A Brian Wilson? ¡También lo tienen! Y estaría de más decir que el Beach Boy no genera un aire casi magnánimo.

Las pistas restantes se encargan de cohesionar al gran contendiente que será su placa en los charts de los que nos llenaremos en unos cuantos meses y, ciertamente, ese es el mayor logro de los “soleados” Mini Mansions.

Las recomendables: ‘Fantasy’, ‘Mirror Mountain’ y ‘Freakout!’.

@TheFrankSpoons

 

Those who fear music are dangerous || CDMX || Periodista musical

Deja un comentario