El invierno ha terminado. Panda Bear Meets the Grim Reaper.

Panda Bear

Panda Bear Meets the Grim Reaper

Domino; 2015

La expresión ‘Doin’ It Right significa hacer algo muy bien, muy “de huevos”. También es una canción del Random Access Memories (Daft Punk, 2013) y que sin duda le queda bastante adhoc a Noah Lennox aka Panda Bear en esta su quinta placa. Porque a su vez refleja una pequeña parte de lo que tenía en mente desde hace ya un rato, aunque su EP Mr Noah haya dado señales de vida hasta hace unos tres meses.

Aunque, a decir verdad, creo que nadie podría explicar de manera concreta lo que ya tenía, tiene o tendrá Lennox en su mente. Es más que conocido que es la parte ‘ácida/tropical’ de Animal Collective y que su lado independiente suele ser su más grande bandera, pero definir o etiquetar como experimental lo que nos ha acostumbrado a escuchar es mucho más significativo que un simple cliché.

No digo que Lennox haya despertado sabiendo que hacer música ingenua o desfachatada cambiaría su modo de ver el mundo en cada placa que termina, pero tampoco que nunca supo lo que hacía (no por nada comenzó a crear su sonido –principalmente el de solista- desde 1998).

Regresemos a Panda Meets the Grim Reaper. Sin pensarlo demasiado, es por mucho el trabajo de estudio mejor realizado de Noah; su manera de transmitir las emociones e ir de un sentimiento a otro sin depender del ritmo es parte de su mayor logro, ya que hay canciones como ‘Tropic of Cancer’ o ‘Selfish Gene’ que, a pesar del mood ‘triste’ o simplemente menos emocionante, tienen una carencia de intimidad bastante marcada -que no las exime de ser buenas-. Otras como ‘Boys Latin’ o ‘Acid Wash’, a pesar de sonar instantáneamente como himnos dignos de recordar y disfrutar, son de las más intensas dentro de la placa, pero que en lugar de ser un desastre se vuelve intrigante y disfrutable ya que uniendo todos los detalles de cada track se logra un álbum más que sensacional y con una clara pizca de epicidad.

Otra de las cosas que le da un extra es haber incluido nuevamente al productor Peter Kember, quién ya había trabajado con él en su pasado LP, Tomboy (2011), y en el Congratulations (2010) de MGMT. Esto, aunado al hecho de salir de Paw Tracks (su anterior sello) fue un boom que parece era más que necesario y que lo ha catapultado aún más de lo que tal vez un día llego a pensar.

No sé si con Lennox se pueda hablar de un progreso, pero no hay lugar a dudas: éste es su mejor trabajo, y, aun con mucho por recorrer, parece que podría ser uno de los mejores discos del año, aunque dicen por ahí que los álbumes lanzados en enero son como lo que nadie quiso estrenar en Diciembre por hueva (sic), quizá entonces el único error del ya afamado Mr. Noah.

Pero mientras llega lo demás: Enjoy it!

Las recomendables: ‘Mr Noah’, ‘Tropic of Cancer’, Lonely Wanderer’ y, aunque es del EP, denle una escuchada a ‘This Side of Paradise’.

@TheFrankSpoons

Share

Those who fear music are dangerous || CDMX || Periodista musical

Deja un comentario