Melómanos a bordo.

Año nuevo, propósitos nuevos. O algunos no tanto. Seguramente en la lista de muchos está viajar, pero seamos honestos, ¿Cuántos de nuestros propósitos se cumplirán? Si bien nos va, saldremos de fin de semana a algún lugar cercano a la ciudad. Sin embargo no está todo perdido, los viajes se encuentran en todas partes, y si eres un fanático de la música, te podrás dar cuenta de que tienes un viaje distinto al alcance del botón de “play”. Melómanos, tomen sus maletas que nos vamos de viaje.

Dicen los expertos en un artículo publicado en el Applied Research in Quality Life, que el simple hecho de planear un viaje contribuye al bienestar, de hecho, el momento más gratificante de un viaje sucede cuando este se está planeando, pues sus estudios encontraron los niveles más altos de felicidad durante los preparativos al hecho. Trasladémoslo a la música, en los últimos años los músicos se han esforzado por mantener nuestros niveles de felicidad altos desde anunciar un nuevo disco hasta cuando van descubriendo los nuevos temas, sencillo a sencillo. Llega a suceder que cuando al fin el álbum es lanzado, ya se conoce la mitad de su contenido, y la explosión de felicidad no llega a niveles tan altos como cuando se sembró la expectativa.

Ya sea por estrategia de ventas, pues a veces, al pre-ordenar los álbumes dan la descarga gratuita del sencillo, en estos tiempos en los que editar un disco y se venda, ya no es fácil, y contribuyes así a la edición material del disco; los sencillos son los elegidos entre el grupo de canciones para sembrar el hambre en los fanáticos para querer alimentarse con un álbum completo y así saciar sus oídos con el que quizás sea su nuevo álbum preferido.

Sucede lo mismo con los conciertos. El evento es anunciado, junto con la fecha en la que se comienzan a vender los boletos. Una gran banda dará un concierto en tu ciudad, ¿Cómo conseguirás el dinero? Es algo que no te puedes perder, su nuevo disco está genial, tienes que saber cómo se oye en vivo. Debes dejar todo listo para faltar al trabajo o a la escuela, o no, dicen que es mejor pedir perdón que permiso. ¿Quién te acompañará? Para armar el “pre-copeo” antes del concierto. Bajas de internet las letras de sus canciones y las cantas todos los días, para no ser de los que sólo conoce las “famosillas”, pero aun así esperas que toquen tus favoritas. Todo tu sentir es  similar a las mariposas en el estómago, una mezcla de ansiedad, emoción, expectativa, y claro, mucha felicidad, y si todo va bien, el concierto es todo lo que esperabas, te transporta a otro planeta, donde sólo existe la banda, tú y la música. Un viaje.

Por otra parte, la música es un viaje extrasensorial por sí misma. Es fácil entrar a google, buscar “música” y encontrar  imágenes con frases como “Encender la música para apagar el mundo”, “Music on, world off” y “Music helps me escape from the reality I live in”. La música es un viaje hacia lugares lejos de los conflictos de la vida, transporta a los sitios de los que nos cuenta, y evoca sus lugares de origen.

Casi como un viaje astral, separándonos de nuestro cuerpo físico, eliminando barreras materiales, proyectándonos fuera de nuestro ser. Imagínalo así al final de un mal día, al reproducir a tu banda favorita en tu formato preferido. Recrea una experiencia mental y sensorial subjetiva, desplazándonos kilómetros lejos, hacia un lugar mejor, para regresar del viaje en un estado recompuesto, con un cambio de conciencia, preparados para afrontar la vida real.

Para la Real Academia de la Lengua Española “Viajar” es trasladarse de un lugar a otro, generalmente distante por cualquier medio de locomoción, o desplazarse siguiendo una ruta o trayectoria. “Viaje” es el traslado que se hace de una parte a otra por aire, mar o tierra, la ida a cualquier parte, o el estado resultante de haberse administrado una droga alucinógena. Pero en el caso de la música se quedan cortas sus definiciones. Incluso cada quien podría describir su propio viaje inducido por la música, por eso también hacemos playlist para cada situación de nuestras vidas. Así que, ¿Cuál es tu próximo concierto? ¿Cuál es el próximo álbum que comprarás? ¿Listo para tu siguiente viaje?

Escucho luego escribo.

Deja un comentario