La compleja tarea de hacer de los recuerdos un presente

La lluvia inevitablemente me lleva a recordar, y más si llueve de noche. Es entonces que con una taza de café y cigarro en mano, disfruto de no hacer actividad física alguna, pero me enorgullezco de mi pensamiento que trabaja como pocas veces lo hace. Ya en eso de los recuerdos, una cosa lleva a otra: amigos, tonterías, mujeres, canciones, amigos, tonterías, mujeres, canciones; pero al no tener a la mano a amigos añejos, mucho menos a alguna amiga de años pasados, y al no poder hacer estupideces por culpa de la lluvia, me tuve que conformar con recuerdos musicales. Y vaya sorpresa, la añoranza me llevó hasta Kill Aniston, banda cuyas construcciones melódicas son perfectas para la ocasión de una buena lluvia nocturna.

¿Oportunidad u oportunismo?

A todos, o casi todos, en algún momento, nos ha tocado sortear ese minuto de ansiedad, cuyo golpeteo interno, empuja y desdibuja nuestra más acabada idea de tolerancia. Cuando uno acude a un concierto supone distintos escenarios, determinados en gran medida por a quién y cuánto gusta ese artista. Por lo común, cuando apenas se tiene registro de la obra, se ocupan, en mayor frecuencia los sentidos, se alertan para recoger la impresión –sea cual sea– de aquel encuentro; sin embargo cuando ya se tiene conocimiento previo las cosas ocurren de distinto modo.

Tom en la granja: la muerte que lleva a la locura

Tom llega a la granja de la familia de su ex novio, Guillaume, para presenciar su funeral. La mamá de Guillaume no sabe que su hijo era gay. Francis, el violento hermano de Guillaume, sí lo sabía, pero obliga a Tom a mentir para que su madre no se entere de las preferencias sexuales de su hijo. Sarah es colega de Tom y la novia ficticia de Guillaume.

Todos quieren ser el Rey

“En la corta historia de América, los Estados Unidos se identifican por varias cosas. Hollywood, La Estatua de la Libertad, Mickey Mouse, el Cañón del Colorado, la cheeseburger y la coca cola bañada en hielo, pero solamente hay una cosa humana: Elvis”

“Demon” Albarn: La locura de las bandas

La locura y los demonios. Figuras tan viejas y especiales, que aparecen en todas las formas de arte. En la música no podían faltar y es que es inevitable que las bandas se separen, que cambien su sonido o que generen nuevas propuestas en sus mensajes, impregnando en todo ello un poco de locura, ejemplo vivo de ello es Damon Albarn.

Yo quiero ser un beach boy

La rutina lleva a cegar aquella visión dinámica de la vida. Los espacios de recreación se vuelven suspiros necesarios, que como buenos suspiros, son tan efímeros que apenas llegan, se van. Es entonces que es obligatorio mas no necesariamente merecido mandar todo a la fregada y recuperar aunque sea por algunos instantes la libertad de la vida que se mermada por los deberes de la misma. Por ello, las vacaciones son tan esperadas, así que cuando llegan es momento para todo menos para quedarse reprimido por las obligaciones que más pronto que tarde regresarán.

De Muestras, cinéfilos y esnobs

Hayao Miyazaki, Sion Sono, Xavier Dolan, Lars Von Trier, entre otros, regresan a partir de hoy  a las salas de la Cineteca Nacional en la edición 56 de la Muestra Internacional de Cine. Con esto, la afluencia del recinto ubicado en la colonia Xoco acrecentará. O sea, va a estar hasta la madre de gente.

Skaturday. El ska es fiesta. El ska no es circo

Advertencia: el siguiente texto ha sido escrito por un inconforme muy encabronado.

De manera circunstancial me encontré con un viejo amigo de la pubertad. Preguntó: "¿Te acuerdas cuando eras 'eskatito'?" Una pregunta más tendenciosa que amigable. "Sí, ¿te acuerdas cuando me besaba a tu hermana?" Respuesta con igual o más dolo. Más allá de aquella platica/discusión, el momento me llevó a recordar que me gustaba el ska, a reconocer que me sigue gustando y a admitir que odio a los detractores mal pedo.

Desde Buenos Aires: Pommez Internacional

El Mundo,  América,  América Latina, Argentina. La música que se realiza cuando los sujetos adecuados se sincronizan se nota. En el 2010 la parte sur del Continente Americano conoció a una banda, corrección, a una comunidad de músicos que estaban de acuerdo con exponer al mundo no sólo sus sonidos, sino también, sus deseos, sueños, opiniones y reclamos. Se llaman POMMEZ INTERNACIONAL.